domingo, 10 de julio de 2011

algunos de mis motivos para colechar


Independientemente de las opciones de crianza que he elegido, soy ante todo una mujer práctica, por eso el colecho me parece la mejor opción tanto para la mamá como para el bebé.

Aquí te dejo mis motivos, totalmente subjetivos y sin fundamentos científicos a los que hacer referencia:

 - Me ahorré una pasta en cuna y demás pertrechos. Tan solo me hizo falta una bajera impermeable para proteger el colchón de posibles fugas y listo.

 - No me tengo que levantar para alimentar al bebé. Yo lo hice durante una semana hasta que encontramos una postura cómoda para amamantar en la cama, y realmente fue agotador salir cada 2 horas del calorcito y la perecita de la cama para sentarme en una silla.

 - Cuando el nené hace un ruidito o se agita le pongo una manita o le recojo contra mí y vuelve a quedarse dormido inmediatamente (con los días le he pillado tal práctica que ni me entero).

 - Descanso mucho más. Cuando tiene hambre y se remueve le acerco el pecho y mientras él hace barra libre yo sigo durmiendo.

 - De recién nacido, los días que me daba la neura de si respiraba o no, tan solo tenía que girarme para comprobarlo y seguía durmiendo tranquilamente.

 - Es un placer sentir su cuerpecito caliente, ver como se despereza al despertar, ver su carita relajada cuando duerme, oírle reír en sueños (vale, las pataditas en las costillas no molan tanto, pero compensa con las sonrisas).

Y ya que me he puesto aprovecho para comentar las pegas que más he oído:
En mi caso los greatest hit anti-colecho son:

- “Puedes aplastarle mientras duermes” A ver, yo llevo años durmiendo en la cama con mi compañero y todavía no nos hemos hecho ni un rasguño. De todos modos, si te quedas más tranquila puedes ponerle un cojincito tipo churro a cada lado (y así te evitas las pataditas en las costillas) En 6 meses no le hemos espachurrado y al menos mi nené no tiene problemas en quejarse a todo pulmón cuando algo le molesta.

 - “Luego no lo vas a sacar de tu cama” ¿Y para qué quiero sacar yo a mi nené de la cama? Yo no quiero, para mí es un placer dormir con él, a mi me gusta estar con mi nené, no me molesta en absoluto. ¿Qué prisa hay? Tiempo habrá que duerma en su cuarto cuando él tenga asimilado el sentido del tiempo y la distancia y entienda esto de “estamos aquí al lado”. Yo no conozco a ningún chico de 14 años que le apetezca más dormir con sus padres que en su cuarto.

Vamos que yo, lo mire por donde lo mire, no le veo ninguna pega.

Estos son mis motivos prácticos. De los emocionales, mentales y espirituales hablaré otro día. Ahora nos vamos los tres a la camita que ya es tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!