sábado, 30 de julio de 2011

vía láctea

El primer lugar de mi cuerpo en el que sentí el embarazo fue en mis pechos. De la noche a la mañana se pusieron como manzanas tersas y jugosas… ¡y sensibles!
Por eso pensé que quizá no iba a amamantar a nené, ¡no podía ni ponerme el sujetador, mucho menos podría soportar que me chupetearan los pezones!
Bueno, por eso y porque desde los 18 años tengo quistes fibrosos en los dos pechos a los que de vez en cuando les da por doler cosa mala.

Como yo soy de “porsiacasos” y viendo la situación, no quise hacerme ilusiones para no llevarme luego una decepción y decidí dejarlo en suspense.
Eso sí, me leí el estupendo libro de Carlos González “Un regalo para toda la vida” e iba especialmente ilusionada a las clases de lactancia de preparación al parto.
Ahora que lo pienso, inconscientemente si tenía decidido amamantar porque en casa no entró ni un solo biberón y sí sujetadores de lactancia.

A los seis meses de embarazo comencé a tener calostro a tutti plen, ¡había días que tenía incluso que vaciarme los pechos!
Cada gotita me producía una inexplicable alegría, me hacía sentirme fértil, nutritiva.
De alguna manera viví la “revolución calostral” en mis propias carnes, maravillándome de la sabiduría de mi cuerpo y comencé a confiar en mi instinto, en mi naturaleza de mujer, de madre.

Cuando nené nació se enganchó de inmediato a mi pecho. Yo le dejé hacer, confíe en su saber, permití que él me enseñara el camino y lo hizo suave y dulcemente.
No he tenido ni un dolor, ni una grieta, ni una inflamación de esas que muchos consideran normales. Es más, es placentero sentir como sube la leche cuando el succiona.

Siento que su dulzura permitió mi ternura, consiguió que se deshicieran los nódulos de mis pechos, que se desataran los nudos de mi corazón que los habían causado tantos años atrás.

La lactancia es uno de los regalos que me ha hecho nené.
Siempre había tenido presente el fantasma del cáncer de mama y ahora sé que estoy sanada. No tengo base científica, simplemente lo sé.

3 comentarios:

  1. Tienes un premio en mi blog!

    http://www.creciendocondavid.com/index.php/creciendo-con-david-reparte-un-premio/

    ResponderEliminar
  2. GRaCiAs AnA!!!
    QuE iLusiÓn ;-)
    mE viStO dE GaLa y Voy pà allÁ

    ResponderEliminar
  3. Un excelente regalo el que te hizo nené, la lactancia materna a mí también me parece lo más bonito. Besos.

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!