lunes, 22 de agosto de 2011

la línea púrpura

Leyendo algunos relatos sobre partos hospitalarios he comprobado que una de las prácticas más habituales y más molestas son los tactos vaginales 
Según la opinión de los facultativos y de la información disponible en la red*, parece que la única manera de saber cómo está progresando el parto es a través de los tactos; así que una vez ingresas en la maternidad cada tres por dos aparece alguien que te levanta la camisola, te mete los dedos hasta el fondo y cuantifica el progreso y la eficiencia (que no eficacia) del trabajo de parto.  Me recuerda algo así como si estuvieras en un examen y el examinador (y el bedel, y la señora de la limpieza, y uno que pasaba por ahí…) se paseara entre las mesas meneando la cabeza y diciendo “señorita, solo ha contestado 3 de las 10 preguntas y ya llevamos aquí 45’… a este paso va usted a dormir aquí… y además las preguntas que le quedan son las más complicadas…” ¡por dios, que nervios, así no hay quien se concentre!

Pues perdonadme, pero yo no acabo de entender el interés de los profesionales médicos en realizar sistemáticamente una prueba que es invasiva, dolorosa e inexacta. Sí, inexacta, porque debe de ser realizada siempre con la sufrida parturienta en la misma postura y por las mismas manos, y parece que algunos paritorios tienen puerta giratoria y hay más gente palpando que turistas en las playas levantinas en pleno mes de agosto.
Aunque para mí lo peor de los tactos no es la subjetividad de los resultados, sino el estrés que las invasiones de intimidad, los comentarios, la falta de delicadeza, la exposición a tocamientos y miradas ajenas, pueden producir a la futura madre sacándola del estado de recogimiento que se necesita para segregar las hormonas que ayudan al trabajo de parto.

Y con todo esto, voy a contaros lo que increíblemente parece ser un secreto ¡hay otras maneras igual de eficaces de comprobar el desarrollo del trabajo de parto que además son absolutamente respetuosas con la mujer! 

La primera de ellas es tan fácil (o tan difícil) como la ObSeRvAciÓn. ¡Qué me dices, MaGiA! Pues sí, acompañar (que no dirigir) a la mujer durante todo el trabajo de parto permite ir observando los cambios en la respiración, en los movimientos, en las vocalizaciones, en las posturas, en la energía… y para un profesional formado y experimentado esto debería ser suficiente para determinar las fases del parto y el estado físico y emocional de la mujer. Claro que esto supondría la permanencia (preferiblemente en quietud y silencio) de est@ profesional al lado de la mujer durante las horas que durase el parto y en los tiempos que corren no estamos para perder el tiempo.

Si, si, muy bonito, muy ideal, muy bucólico… pero estamos en el siglo XXI, aquí queremos más acción, queremos algo tangible, medible… Pues mira, hoy tengo soluciones para todos los gustos; resulta que también hay una prueba tan fiable o más que los tactos, totalmente cuantificable, fácilmente observable y nada invasiva ¡imposible, te lo estás inventando, ya hubiéramos oído hablar de ella…! No, señor@s mí@s, cierto como la vida misma y antigua como el mundo, aquí les presento a La LiNea PúRPuRa.


Os copio la definición, el resto del artículo de Lesley Hobbes, traducido por Mireia Marcos, se posteó en Bebés y más y en Comadronas Radicales.

La línea púrpura es una línea que asciende desde el ano hasta el coxis (rabadilla) conforme va progresando la dilatación del parto. La observación de ésta línea por comadronas experimentadas puede ser una alternativa a los tactos vaginales, puesto que dependiendo de la altura a la que se encuentre la ascensión de la línea púrpura, pueden saber de cuántos cm estamos dilatadas. Esto, además de evitar los molestos y dolorosos tactos, nos ayuda a prevenir una infección por tactos innecesarios, muy usual en mujeres de parto con membranas rotas y constantes tactos por parte del personal sanitario. También puede resultar útil observarla antes de ponerse de parto para saber en qué momento (que no sea demasiado pronto) acudir al hospital cuando éste ya haya comenzado.
La línea púrpura comienza a observarse por encima del ano cuando la mujer está entre 0 y 2 cm dilatada; entre 4 y 5cm la línea puede verse a mitad de camino entre el ano y el coxis, y con 10 cm de dilatación la línea púrpura se completa.

Y después de leer todo esto quizá alguna os estéis preguntando ¿si este método resulta, porque no utilizan la observación de la línea purpura para  comprobar el estado de la dilatación? 
Sinceramente no lo sé*. ¿Quizá porque prefieren tenernos tumbadas con las piernas abiertas que agacharse ell@s a mirarnos el culo?

Y para acabar, por si a alguien aún le quedan dudas, os diré que yo parí sin que me hicieran un solo tacto.

Así pues señor@s profesionales de instituciones paritorias varias, que sepan ustedes que para acompañarnos (que no ayudarnos) a parir… ¡más mirar y menos tocar!

*Me ha resultado curioso y quería compartirlo con vosotr@s que al buscar información para este post me he encontrado con que si googleas “línea púrpura” en la primera página solo salen 3 resultados e imágenes ¡ninguna!
*Todo lo que aquí expongo está basado en mi experiencia personal y en los conocimientos adquiridos investigando en libros y en la web; cualquier aportación, matización o correción sobre la línea púrpura será bienvenida!

21 comentarios:

  1. Que interesante!!! Gracias!!! No tenia ni idea de esto. Muchísimos besos!!

    ResponderEliminar
  2. MaGiA, no conocía la linea púrpura! No te acostarás.. :)

    Yo tambien puedo decir que en mi segundo embarazo-parto no me hicieron ni un solo tacto.. el primero fué a la semana de parir en la revision con las matronas y me pidieron permisos y me explicaron que les gustaria ver como estaba mi suelo pelvico. Claro que al ser un parto en casa me rodee de personal ya desde el embarazo que apoyara esa decision nuestra y.. ahi la diferencia. No puedo decir lo mismos de mi primer embarazo-parto.. mas rutinario (odiosa palabra).

    Yo personalmente creo que el interes de los profesionales en hacer tactos, tanto en el embarazo como en el parto, radica en una necesidad de sentir que estan haciendo "algo", que llevan las riendas de la "situacion", se hacen protagonistas de una vivencia que solo le corresponde a la madre-niño-padre.. en vez de acompañar. Y además tambien creo que esto no lo hacen "a mal".. es lo que han aprendido.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. ¡No tenía ni idea de esto y me parece una aportación muy interesante!
    Yo no tuve un parto vaginal sino que fue cesárea programada pero tengo amigas que me desciben con horror los tactos vaginales. Imagino lo molestísimo y violento que debe ser así que si existen otras alternativas, ¿por qué no las explican los médicos? ¡Increíble!

    ResponderEliminar
  4. No había oído hablar sobre la línea púrpura. Una información muy interesante. Todo lo que sea disminuir los ta tos vaginales, bienvenido sea!

    ResponderEliminar
  5. Sí, realmente, muy interesante. el jueves viene a casa la comadrona que me va a asistir el parto y le preguntaré por el tema.

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno sería...me imagino la situación...a ver señora, agáchese (cara de matrona a la altura del ojal) si, si, esto va viento en popa (jajaja).
    A mí, me metieron mano 3 matronas (pero de una en una...no penseis) y solo pensaba en que el trabajo de parto no se fuera a la mierda por tanto toquiteo.
    Muy bueno el post.

    ResponderEliminar
  7. Buen día mamis todas!
    Me alegra mucho que el post os haya servido.
    Yo conocí la línea púrpura en las clases de preparación al parto (las privadas claro, no las de la SS ;-( y me resultó muy curioso; fue cuando me puse a investigar para saber más sobre el tema cuando me di cuenta que no se la mencionaba en practicamente ningún sitio, cosa que me chocó porque me parece un método muy "sencillo y discreto" para seguir la dilatación.
    Comentándolo con una de las comadronas que nos atendió en casa y que ha ejercido muchos años en hospitales en Reino Unido, allí esta técnica se utiliza habitualmente.
    Todo será cuestión de empezar a incluirla en los Planes de Parto (algunas caras se pondrán púrpuras, seguro ;-D
    Reitero que si alguna comadrona, con más conocimiento del tema, pasa por aquí y quiere hacer alguna aportación o puntualización me encantará aprender más sobre la línea.
    Abrazos púrpuras!

    ResponderEliminar
  8. Hola Carol,
    Totalmente de acuerdo contigo en que muchas de las intervenciones son motivadas por nuestra necesidad de "hacer algo", por nuestra incapacidad para acompañar desde la presencia (y "nada más"), para confiar en el saber del otro (¡y ahora que lo escribo me estoy dando cuanta que ese es justamente uno de los valores que a mí me parecen pilares de una m(p)aternidad responsable!)
    Sé que en la mayoría de los casos muchas de estas técnicas “alternativas” no se aplican por desconocimiento o porque no se ajustan al protocolo.
    Siento que es desde ahí desde donde con nuestra voz podemos presionar para que se cambien las cosas.
    Pedir que se tenga más en cuenta a las personas que a los protocolos. Pedir más formación para que las comadronas estén capacitadas para atender en una sillita de partos, para que sepan hacer masajes para aliviar el dolor, para que tengan formación en acompañamiento empático y menos dineral gastado en camas articuladas y en fármacos…
    Abrazos de hippy soñadora!

    ResponderEliminar
  9. Marga,
    Ya me contarás que tal la visita ;-)
    Abrazos bombásticos!

    ResponderEliminar
  10. sinceramente genial, yo tampoco conocía esto de la línea púrpura. gracias al cielo a mi no me tuvieron que tocar demasiado ya que mi parto duró 3 horas. Más mirar y menos tocar!!!, totalmente de acuerdo!!! Abrazos de ad-miradora

    ResponderEliminar
  11. Qué bonitos y reflexivos son siempre tus entradas, MaGIA! Gracias! Oí hablar de la línea púrpura en las clases de yoga para embarazadas. También me quedé sorprendidísima.

    Comulgo totalmente con vosotras, de hecho estoy escirbiendo sobre el tema y pronto comparto :)Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Para la hippy soñadora: ‎"....Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único....." (John Lennon)

    ResponderEliminar
  13. Sarai,
    3horas!?! me encantaría conocer la historia de tu parto.
    Abrazos cortitos!

    ResponderEliminar
  14. Carol,
    para ti amiga, de corazón
    http://www.youtube.com/watch?v=mVAQl7qq-aI&playnext=1&list=PL0D1744B0BC71D714
    y para tod@s l@s que os paseais por aquí ;-)
    Abrazos musicales!

    ResponderEliminar
  15. Gracias Coco,
    como siempre, estoy deseando leerte ;-)
    Abrazos rojitos!

    ResponderEliminar
  16. No había oído nunca hablar de la línea púrpura, muchas gracias por la información. Estaría muy bien que el personal sanitario también supiese sobre ello.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. MaGiA, gracias! No conocia esa pedazo de version! Aqui hemos estado viendola mis pequeños y yo justo antes de dormir :) Felices sueños!

    ResponderEliminar
  18. Hola magia buenisima la info... de verdad...
    Los tactos son super molestos, deberían de suprimirlos completamente, cansan a las madres en el momento del parto y les quita confianza, responsabilidad, intimidad, respeto...

    Una madre tiene que parir como quiere ella pero muchas veces por falta de informacion... se dejan en manos de los profecionales de la salud en lugar de tomar en manos uno de los mejores momentos de sus vidas che!
    Aguante la linea purpura, yo me la vi en mi ultimo parto... el mio fue genial y el mejor de todos...sin dolor!...bueno era el cuarto tambien pero mi partera "un angel" como muchas parteras de Alemania...
    Vivan las parteras que acompañan de verdad y no interfieren a lo caníbal!
    Chau chau mucho sol

    ResponderEliminar
  19. ¡Que bueno que pudieras verla en tu último parto!
    A mi me hubiera gustado pero en esos momentos no me acordé ;-DDD
    que vivan las parteras!
    Abrazos soleados!

    ResponderEliminar
  20. Ah, nena, llevo todo el embarazo buscando información sobre la dichosa línea y nada, siempre la misma foto (que es espectacular, pero me gustaría ver alguna otra por comparar, más que nada) y pocos datos al respecto... Menos mal que, al menos, leerte a ti siempre me aporta una serenidad y una tranquilidad especiales, cómo me gusta... A ver si en mi parto me hago fotos del área y ya tengo algo más que aportar, jejeje...

    Besos púrpuras,
    Lady Vaga.

    ResponderEliminar
  21. Lady,
    Yo no he conseguido encontrar otra foto, y la he buscado en varios idiomas…
    Si te digo la verdad yo no me vi la mía… ¡no estaba para muchas contorsiones en esos momentos! Tendremos que esperar que publiques la de tus reales posaderas ;-)
    Abrazos pre-parto!

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!