miércoles, 14 de septiembre de 2011

cosas que me dijeron... y que me sirvieron

Me he enterado que una amiga nuestra está embarazada. El primer embarazo desde que soy madre y la noticia me ha llegado aún con más alegría, porque ahora conozco mejor la aventura en la que se embarca.
Tras la celebración inicial, casi nos echan de la terraza con el jolgorio que montamos entre toda la cuadrilla, me entraron un montón de ganas de contarle cosas con las que se encontrará, de compartir mi experiencia, de… ¿aconsejar? ¡¡horror!!
Suerte que recordé lo mucho que a mí me fastidiaban todos estos comentarios gratuitos y me puse a tiempo un corcho en la boca, esperando a ser preguntada (aunque la verdad es que casi reviento de las ganas).

Esto me dio para pensar que de las docenas de consejos que me dieron si que ha habido algunos que han sido realmente valiosos y que me han facilitado mucho la vida estos últimos meses.
Aquí los dejo para E. o para cualquier otra madre primeriza que pueda aterrizar por aquí.


1.- Pasa de los consejos
 Y con esto ya puedes cerrar la página…. hey, espera, era broma, quédate un ratito más…
En serio, la maternidad nos pone en contacto con temas nucleares y parece que todos tenemos que opinar, que tenemos que defender nuestras opciones. Es bastante probable que desde el momento que anuncies que estás embarazada, o cuando se te empiece a notar, comiencen a darte consejos no solicitados, incluso te aborden por la calle desconocidos… ante esto sobre todo confía en ti. Ten claro que tú eres la que más  sabe sobre tu hijo, sobre ti, sobre vuestras circunstancias. Escucha a tus entrañas y a tu corazón y siempre estarás en el camino adecuado para vosotros.

2.- Todo pasa
Mi top ten de los consejos, mi amuleto durante el dolor de espalda del final del embarazo, durante  las contracciones del parto, los cólicos de nené, las noches en vela…
Todo pasa y pasa rápido. Aunque en el instante en el que lo estás viviendo se te haga un mundo y no veas nada más recuerda que hay luz al final del túnel y que nada dura eternamente.
Y en los momentos divinos, recuerda también que todo pasa y disfrútalos con todo tu ser.

3.- Infórmate (sin caer en la sobre información) sobre los diferentes aspectos de la maternidad (embarazo, parto, postparto, lactancia, crianza, educación…)
Lee, habla con otras madres, consulta tus dudas, asiste a charlas…
Información es poder. Poder de conocer otras opciones, poder reflexionar, poder pensar, poder elegir.

4.- Busca tu familia ecológica.
Rodéate de otras familias que compartan tu estilo de vida y de crianza.
Para una pareja o para una mujer sola es muy difícil criar a un niño, Es muy importante la pertenencia a una tribu, contar con la presencia de otras mujeres que te den sustento, apoyo, referencia. Convivir con otros padres, con otros niños que aporten otros modelos y experiencias.

5.- Ten claro que las mujeres venimos preparadas al mundo para parir, amamantar y criar a nuestros hijos.
No son chorradas newage, es biología pura y dura. Venimos físicamente equipadas de serie. Aunque tengamos sacudirnos años de adiestramiento social y desempolvar la sabiduría femenina, el instinto maternal está presente en nosotras, vivo en nuestras entrañas, esperando para salir.

6.- Es posible que te sientas especialmente sensible y vulnerable, asustada ante un mundo desconocido que se abre ante ti. Es posible que te sientas presionada y que tengas la tentación de delegar importantes decisiones en manos de personas que “saben más”…  No permitas que nadie te usurpe tu poder, no permitas que nadie te diga que no sabes, no vales, no puedes. (Si dudas remítete al #2 y #4)

7.- Ahora que tienes tiempo piensa como quieres recibir al bebé.
Aunque si estás embarazada, es bastante probable que las hormonas no te dejen ver más allá de tu espléndida panza y que el embarazo y el momento del parto sea todo tu mundo, es una mínima parte de la maternidad.
Las primeras horas y días son muy importantes para la instauración de la lactancia y del vínculo mamá-bebé entre otras cosas.
Nosotros avisamos a amigos y familiares que durante los primeros días deseábamos estar los tres solos para conocernos y que avisaríamos cuando estuviéramos disponibles para recibir llamadas y visitas (cortas, con pocas personas y sin “café y pastas”)
Personalmente, si vuelvo a embarazarme ni siquiera diré la FPP para no sentir la presión de las bienintencionadas y estresantes llamadas de las últimas semanas.

8.- Habla con tu bebé.
Desde que esté en tu vientre, cuando lo tengas en tus brazos, cuéntale lo que va sucediendo, comunícate con él. Aunque quizá no entiende las palabras entiende las sensaciones, los sentimientos, te entiende.
Respétale desde el mismo momento que se instale en tu vientre como una persona íntegra y capacitada.
Él también te habla y te cuenta lo que necesita en cada momento. Escúchale con el corazón.

9.-Habla con tu pareja.
Habla claro, claro, clarito… ¿Qué quieres? ¿Qué sientes? ¿Qué imaginas? ¿Qué esperas? ¿Qué temes? ¿Qué necesitas? ¿…?
Nunca es tarde, si no lo hicisteis antes de concebir dedicaros durante el embarazo,  todo el tiempo que necesitéis para compartir sinceramente las inquietudes, los miedos, las expectativas de cada uno con respecto a la m(p)aternidad y hacer nuevos pactos para vivir juntos esta nueva etapa, para pasar de pareja a familia.

10.- Acude a Clases de Preparación al Parto*
Te ayudará a prepararte para el trabajo de parto y si son buenas también aprenderás sobre respiración, ejercicio, alimentación, procedimientos hospitalarios, lactancia, bebé real, papel del padre, emociones en el puerperio…
Podrás plantear dudas, miedos, estarás en contacto con otras “barrigas”, incluso puedes crear vínculos con otras mamis que te acompañen tiempo después.
Recomiendo que los futuros papás además de acompañarnos a las CPP, se busquen un grupo de padres para tener su propio y masculino espacio donde tratar de estos temas y aclarar sus dudas lejos de los ojos de las mujeres.
(* desgraciadamente por experiencia propia tengo que especificar Clases de Preparación al Parto Privadas, porque yo que fui a también a las CPP de un Hospital Público puedo asegurarnos que esas sirven para bien poco)

11.- Compra tan solo lo necesario.
O como me dijo mi madre “para criar un hijo no hace falta mucha cosa; hace falta amor, tiempo y dedicación”
¡Difícil consejo para una madre primeriza!
Depende del tipo de crianza por la que optes necesitaras más o menos cosas para sentirte cómoda; eso sí, ten en cuenta que el bebé “solo” necesita piel, leche y contacto. Vale, y pañales y ropita y… ¡ya está!, el resto ¿lo necesita el bebé o lo necesitas tú?
En serio, intenta no dejarte llevar por la compulsión porque te llenarás la casa de objetos absolutamente inútiles. Utiliza el sentido común y recuerda que las tiendas siempre están abiertas para comprar lo que realmente necesites.

12.- Invierte en el postparto.
Si no estás rodeada de una red de mujeres de confianza con las que sepas que puedes contar 100% durante el puerperio, contrata una doula. Te apoyará en estos días intensos, te dará un ancla para sumergirte en las emociones y en las nuevas vivencias con más seguridad.
¡No es tanto dinero y es salud mental!
Y… si eres una de las privilegiadas que cuentas con ayuda doméstica puedes saltarte este párrafo, si no es así empieza a ahorrar desde ya, y regálate una asistenta mínimo los 2 - 3 primeros meses, para que puedas ocuparte tan solo de tu bebé y no tengas ni que pensar en la comida, la limpieza, la intendencia…

13.- Pide ayuda… ¡y acéptala!
Sin vergüenza, sin recato, sin pudor ninguno. Pide lo que necesites: ayuda en la casa, con la comida, con la compra, un hombro para llorar, una amiga que acompañe al pediatra, una mami  que te enseñe a cambiar pañales, que te anime con la lactancia, que vele el sueño de tu bebé los 5 minutos que tardas en ducharte…
Muchas veces los que están a nuestro alrededor no saben muy bien cómo ayudarnos, están deseando participar y agradecen enormemente que les indiquemos como hacerse útiles.

14.- Acude a grupos de lactancia, de crianza, de postparto… a entornos en los que estés con otras madres y bebés.
Espacios en los que te sientas acompañada y puedas consultar todas estas dudas “ridículas” que te carcomen las primeras semanas y hablar libremente del color de la caca, de la costra láctea, del tiempo entre tomas… vamos todas esas pequeñas cosas que para ti son enormemente importantes y que en otros entornos suenan un pelín obsesivos.
Cuando lleves un par de semanas y empiece a llegar la “nueva remesa de mamis” te sonreirás al comprobar que a todas nos preocupan las mismas cosas, que vienen con las mismas preguntas con las que tú acudiste.

15.- Aunque hayas tenido un embarazo de revista, un parto orgásmico, aunque estés nominada para la mejor mamá del año recuerda que habrá momentos en los que te sentirás abrumada, desesperada, triste, sobrepasada, culpable, mala madre… y ¡es normal! Nos pasa a todas, aunque no todas lo contemos. (Acuérdate del punto #2 y #4)

16.- Cuando te equivoques, y no es por ser ceniza pero  te equivocaras,  cuando te lamentes por lo hecho o te sientas culpable por no haber hecho las cosas de otras formas, recuerda que eres la madre perfecta para tu hijo, que él te ha elegido para que le acompañes en el viaje de vida.

17.- Tu cuerpo cambiará y mucho y lo hará según las particulares necesidades tuyas y de tu bebé. Ganarás peso durante el embarazo… o no, Quizá adelgaces o quizá ganespeso durante el postparto… o no.
Respétate, respeta tu cuerpo, es tu casa y la de tu bebé, es sabio y se amoldará a vuestras necesidades reales durante el embarazo y la lactancia. Y no, no volverá a ser exactamente igual que antes… claro que tú tampoco.

18.- Cuídate todo lo que puedas y un poquito más.
Mímate  cómo si estuvieras perdidamente enamorada de ti, como estarás enamorada de tu hijo, durante el embarazo, el parto, el postparto, y en general para siempre jamás. Todo tu bienestar y felicidad repercutirá en tu hijo.

19. Cuando tengas al bebé en los brazos todo tu mundo cambiará de una manera que ahora no consigues imaginarte.
Da igual lo mucho que te prepares, cuando huelas a tu bebé, cuando le mires a los ojos algo en ti cambiará para siempre y la vida será un sorprendente fluir en el aquí y el ahora, un hacerte y deshacerte una y mil veces.



Y lo dejo aquí porque para no querer decir nada ¡vaya listado de consejos que me he montado!

29 comentarios:

  1. Guapa, hola, pues yo he cambiado mucho al respecto, después de tener malas experiencias, al intervenir viendo que se avecinaba el desastre en mucha gente a mi alrededor, dice el refrán y dice bien que nadie escarmienta en cabeza ajena. Hay gente más permeable que otra, es cierto, que tiene la antena puesta, otros no...también hay formas y formas de dejar caer las cosas, pero ay! cuando el otro sabe más qué nadie! así que he optado porque cada uno siga su camino, sin meterme más. Es difícil cuando es algo próximo y se trata de bebés o niños, muy difícil y solo intervengo cuando es algo flagrante. Eso sí, se ha producido un fenómeno curioso, que tengo mi propio "consultorio". No hay semana en la que no me caiga una pregunta de alguien, o más, llamadas...etc...yo me limito a hablar de mi propia experiencia poco más.

    veo que tienes enlazados a los "consume hasta morir" je je, viejos conocidos. Y el Mundo Today! Me ha salvado a mí de algún mal día!!!!

    ResponderEliminar
  2. Magia, me ha encantado! suscribo todos tus consejos, algunos hasta me han hecho emocionarme, no se porque! En fin, lo que pasa es que yo antes de tener a mi chiquitina, ya me podias contar todo esto que no era capaz de plasmarlo en mi realidad, no se, andaba con pajaros en la cabeza, feliz de la vida con mi embarazo, y aunque todo el dia informandome de cosas, como que no eres capaz de verlas en aplicacion! Pero para las futuras mamas que te esten leyendo, ya visto desde el pasado, os animaria a seguir estas pautas de verdad!!! Muy bonita entrada, bravo!

    ResponderEliminar
  3. Magia, con tu permiso, me gustaría compartir tu entrada en mi blog, me has inspirado!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Es precioso todo lo que transmites, MaGIA. A mí me ocurrió algo parecido porque varias amigas anunciaron su embarazo al poco de nacer la Cereza. Me salía del pellejo de felicidad!! Cómo somos!!

    Y también me lo planteé dejando que se acercasen a mí si lo creían oportuno, hubo quién sí y hubo quién no y todo felices así!

    Estoy contigo en todo, pero el punto nº5, es totalmente yo. Estamos hechas para gestar,parir y amamantar. Confía, confía y confía en tu cuerpo de mujer y tu sexualidad, el resto está ahí de soporte o apoyo pero no es el camino, el camino es la conexión con tu bebé y contigo misma, con tu cuerpo, tu mente y tu corazón!!

    Gracias por hacerme recordar tantas cosas, un beso

    Y gracias también por compartir el sorteo de mi blog :) Todo ♥

    ResponderEliminar
  5. Me han encantado tus consejos, todos, y mira que odio los consejos.
    Yo el único que doy es no hacer caso de ningún consejo, seguir su instinto e informarse bien. Si me preguntan entonces ya hablo un poco más (no mucho, que soy de las que hablan más bien poco).
    Por cierto el consejo de "Cuando tengas al bebé en los brazos todo tu mundo cambiará de una manera que ahora no consigues imaginarte" me ha llegado hondo.
    Lo comparto en las redes sociales.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Excelentes "consejos", sobre todo el ultimo me emociono... Gracias Magia!

    ResponderEliminar
  7. Estupendo Magia!!! Yo coincido con Bren... el último me ha emocionado!!! Lo comparto en fb y en twitter, me ha encantado de verdad!

    Abrazos emocionados!

    ResponderEliminar
  8. MaGiA, ojalá te hubiera conocido antes.. en mi primer embarazo ;) Con tu permiso lo comparto que tengo unas cuantas embarazadas a mi alrededor.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Sabios consejos! lo comparto en fb pues tengo varias amigas esperando ser madres. Muy práctico el punto 12, está muy bien, lo de las doulas imagino que a veces no es sencillo, aún no es algo fácil de encontrar en según qué ciudades... el último también a mí me ha emocionado. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Patricia,
    Estoy contigo que la mejor manera de aprender es por propia experiencia, y aunque tú las veas venir, hasta que el otro no se ha dado el tortazo ni sabe de qué estás hablando, así que para que desgañitarse. Nos pasa a tod@s, siempre es más fácil ver el ojo en paja ajena que la viga en el propio. Mejor que avisar o aconsejar prefiero estar ahí para dar continente (a no ser que sea algo flagrante, como dices).
    También es cierto que me han servido de mucho los comentarios de algunas amigas para esquivar las vigas en el último momento; por ejemplo a mi no se si se me hubiera ocurrido ir a un grupo de madres a partir del primer mes y lo cierto es que me ayudó un montón el estar con otras mujeres y ver que les preocupaban las mismas “tonterías” (léase caquitas, eructos, tiempo de sueño y teta) que a mí. Pero también es cierto que a mí no me lo dijeron como consejo-imposición sino como “eh, esto a mi me ha servido te lo cuento por si te apetece probarlo”
    Abrazos Today!

    ResponderEliminar
  11. Gracias Tu y tus mini tus,
    Ya me contarás cuales han sido los consejos que te han emocionado ;-)
    A mí me ha pasado como a ti, me informé de un montón de cosas y me las guardé en el cajón de los “porsiacaso”; pero hasta que no me encontré recién parida y con nené en los brazos no supe realmente de que me estaban hablando.
    De hecho ahora tengo un “cajón guardería” (con un subapartado amigos de la infancia) para cuando me toque vivirlo con todo lo que voy viendo a mis amigas mamis y lo que vais contando por aquí ;-)
    Abrazos pajareros!

    ResponderEliminar
  12. Hola Carol (nuestra pequeña cria),
    ¡me siento feliz de haberte inspirado!
    Abrazos “un honor que compartas”!

    ResponderEliminar
  13. Hola Coco,
    Y pensar que hace años, cuando acompañé a una amiga en la espera de las rayas del predictor le dije “¡felicidades, supongo!” (lo siento B. ;-( )… y el otro día nos levantamos de un brinco y empezamos a dar saltitos como críos ¡como cambiamos con la vida! ;-)
    El confiar en nuestro saber femenino me parece uno de los puntos fundamentales, no solo para ser madre, sino para vivir y a mí se me olvidó durante un tiempo.
    De nadas por el sorteo y por todo lo demás.
    Abrazos conectados!

    ResponderEliminar
  14. Carol (minerva y su mundo),
    A pesar de lo que pueda parecer después de publicar este listado de consejos yo también odio los consejos, soy de las de vive y deja vivir; de hecho me sorprendí cuando me di cuenta de la diarrea verbal que estaba a punto de soltarle a E. ;-)

    ResponderEliminar
  15. Bren, Sarai
    ¡compartir los que queráis!
    Abrazos sociales ;-)

    ResponderEliminar
  16. Carol (con ojos de madre),
    Si me hubieras conocido en tu primer embarazo… de poco te hubiera servido ;-D
    De todas formas ¡nunca es tarde si la dicha es buena!
    Abrazos re-conociendo-nos!

    ResponderEliminar
  17. Maria M.,
    A mi me parece tan práctico que antes de regalar a la futura mamá unos juguetitos o una ropita para el bebé,
    prefiero regalarle un vale de horas de asistenta de hogar ;-)
    En Barcelona es tan fácil contactar con doulas y comadronas que no había caído que en otros lugares sea complicado. Gracias por el apunte! Espero que en breve sea una opción más generalizada.
    Abrazos pragmáticos!

    ResponderEliminar
  18. A todas vosotr@s,
    Aunque soy extrovertida, soy reservada con mis sentimientos y opiniones.
    De hecho muchos conocidos me comentan que les pongo nerviosos porque no saben lo que estoy pensando (yo tampoco sé en lo que estoy divagando en muchas ocasiones!)
    Aunque puedo estar hablando de chorradas durante horas, en temas íntimos necesito tener mucha confianza para expresar lo que siento.
    Y ojo, no es que sea especialmente prudente o delicada, de hecho mi primera tendencia es ser un poco brutica y “boca rana”, quizá por eso me podo, por miedo a hacer daño al otro con mi opinión y sobre todo por miedo a que “me devuelvan la puñalà” y me quede trasquilada.
    ¿Por qué os cuento todo esto? Porque me he sorprendido mucho con vuestra acogida a mi post, con vuestros comentarios, al saber que el compartir” mi saber” a alguien sirve. Estoy realmente emocionada.
    Ojo, no creo en los consejos del tipo “tú tienes que hacer esto así porque yo lo digo y es lo que vale”, a mí me rechinan, me hacen salir corriendo para el otro lado o hacer justo lo contrario solo “pà joder(me)”.
    Sí que creo de corazón en “a mí esto me ha funcionado, si te apetece probar (y si no tan amigas)”.
    No creo en imponer modos de hacer, porque cada uno tenemos nuestras circunstancias y a cada una nos sirven unas cosas.
    Creo en compartir la información para que cada una coja lo que guste y necesite, creo en crear redes de experiencias, en volver a los círculos de mujeres plurales que enriquecen y acompañan sin imponer.
    Abrazos “me habéis animado a compartirme más”!

    ResponderEliminar
  19. Anónimo15/9/11

    Me encanta, porque "no das consejos", pero es el mejor "manual de instruciones" que he leido.
    Todo dicho desde la experiencia, expresando sentimientos y respetando las decisiones.
    Como diria un "castizo" de colega a colega facil de entender.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta! ojala lo hubiera leído en mi primer embarazo. Realmente son consejos muy útiles. Ahora bien, para mí todo se resume en seguir tu insitinto y tener autoconfianza.

    ResponderEliminar
  21. El "Todo pasa" y el "Pedir y aceptar ayuda" fueron para mí los consejos estrella. ¡Estoy contigo!

    ResponderEliminar
  22. Soy madre hace 1 año y ojala alguien me hubiese dado estos consejos, de como ser libre con tu bebe y acercarte a el, no los que me dieron de como alejarme de el, gracias a Dios mi instinto fue superior y me guio por el camino correcto.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  23. Hola anónimo reconocido,
    ¿será porque me he sentido respetada en mis decisiones y me has dado el espacio para equivocarme y acertar, siempre cerca por si necesitaba apoyo?
    Tu me entiendes…
    Abrazos castizos!

    ResponderEliminar
  24. Hola Silvia,
    Reconozco que lo de pedir ayuda me costó...por esa cosa de "no molestar", ahora una vez que le cogi el truquillo... ;-D
    Abrazos "estamos juntas"!

    ResponderEliminar
  25. hola hijo fulo,
    a mi tambien me dieron consejos de esos de "dejale llorar que ensancha los pulmones" como dices suerte del instinto y de la sordera selectiva que he desarrollado desde que soy mami.
    Abrazos de bienvenida!

    ResponderEliminar
  26. Me encantan tus consejos!!! Estoy totalmente de acuerdo en todo!!!

    Sobre todo en lo de que todo pasa y pasa rápido :-)

    ResponderEliminar
  27. Hola Laura,
    si pasa rápido... ¡ya te queda mucho menos! ;-D
    Abrazos casi FPP!

    ResponderEliminar
  28. Madre, qué emoción leer estas cosas, deben ser las hormonas.
    Yo estoy a 4 meses de parir y todos los consejos que recibo sin haberlos pedido son sobre cosas materiales (cambiadores, cremas, cunas, sacamocos, etc.) pero estos consejos molan porque hablan de sentimientos, de aprender, de piel...
    Gracias, muchas gracias, de verdad. MUA

    ResponderEliminar
  29. Gracias a ti, Caro, por hacerme releer este escrito ;-)
    ¡disfruta de tu embarazo! ¡es una etapa taan bonita!
    Abrazos maternales

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!