viernes, 9 de septiembre de 2011

más allá de la teta

Cuando me reincorporé al trabajo, a las 20 semanas del nacimiento de nené, tuvimos que plantearnos la alimentación “más allá de la teta”.
Como tengo horario intensivo de mañana decidimos comenzar  a introducir nuevos alimentos en su dieta  mientras yo estaba fuera y seguir con la lactancia en exclusiva tarde y noche.
La verdad es que no las tenía todas conmigo ya que durante los primeros meses nené no había probado un biberón y mamaba a demanda, que en nuestro caso era más o menos  cada 2 horas.
Temía que nené pasara hambre, que a mí me reventaran las tetas, que F. no se apañara… Vamos, el kit básico de madre primeriza lactante que se incorpora al curro antes de lo orgánicamente saludable. Decidí no estresarme y hacer la prueba a ver qué pasaba, dejando la puerta abierta a posibles cambios.

Ya que era F. el que iba a alimentar a nené durante mi ausencia, y como a mí me dolía no poder prolongar la lactancia exclusiva hasta los seis meses, salí de escena y permití que ellos encontraran sus propias rutinas.
Fue lo mejor que pude hacer porque F., mucho más fluido y paciente que yo, fue experimentando  con diferentes sabores, texturas, mezclas, cantidades, horarios…

Lejos de obsesionarse con qué, cómo, cuándo y cuánto, inició la etapa de alimentación con espíritu aventurero y aparentemente caótico, sin reloj, sin menús  y sin medidores, provisto de varios baberos, un biberón, un cuenco, una cuchara y muuuucha paciencia y buen humor.
A lo largo de las semanas han ido encontrándose, han ido experimentando, comunicándose y desarrollando un espacio de entendimiento y de placer.

Además del biberón, antes que tuviera dientecillos nené ya manipulaba y mordisqueaba trozos de manzana, zanahoria, lechuga… según iba mostrando interés le íbamos dando cositas de nuestros platos.
A los 6 meses le salieron los 2 dientes de abajo, y pocos días después los 2 de arriba, y desde entonces mordisquea todo lo que se le pone por delante. ¡Zampa como una lima!

La semana pasada sentí que nené necesitaba comer algo más, comenzar a tomar sólidos también durante el resto del día y decidimos prepararle una cenita de verduras, legumbres o cereales por la tarde noche.
Por un momento me sentí agridulce, por un lado la ilusión de verle “comer comida” y por otro el temor a que la lactancia se fuera a terminar (siiiii, ya sé que soy un poco dramática, pero es que el muy desvergonzado en apenas un mes, sin haber tenido a bien notificárnoslo con la suficiente antelación para prepararnos, ha comenzado a gatear, a comer, a “hablar”, a ponerse de pie… todo a la vez y ufff!). Aun así lo sentí tan claro que fluí con la nueva situación.
Y lleva toda una semana zampándose para cenar un bol más grande que el mío ¡más su ración de teta! Y yo juraría que hasta tengo más leche.

Está siendo muy bonito poder acompañarle en esta nueva etapa, ayudarle a descubrir el universo de la comida.


Para mayor tranquilidad de los dos, después de informarnos sobre las necesidades nutricionales de nené y además de las recomendaciones de la pediatra, charlamos sobre el tema y finalmente creamos unas pautas en común nos han ayudado y seguimos manteniendo:
-La alimentación complementaria es justamente eso: complementaria. Hasta el año la leche materna es el principal alimento de nené.
-Hacer de la introducción de alimentos sólidos una experiencia agradable, divertida y amorosa. Mantener en la mente que es un espacio de experimentación, no de obligación.
-Respeto absoluto a los ritmos del nené, su apetito y sus horarios, ir aprendiendo junto con él cuáles son sus necesidades.
-Confianza en su capacidad de autorregulación para marcar las cantidades, dándole más si pide y retirándole el plato sin obligarle a comer cuando no quiere más.
-Respeto a sus gustos en cuando sabores, temperaturas… no forzarle a comer alimentos que le desagraden (aunque sí ofrecérselos en diferentes ocasiones para darle la oportunidad de que vuelva a probarlos).
-Recordar siempre que comer es solo una parte de alimentarse.

12 comentarios:

  1. MaGiA, que suerte para nené que lo hagáis así.. bueno, y para vosotros! Porque el tema de la comida puede hacerse muy complicado y algunos padres se buscan los problemas ellos solitos. Nosotros también hemos seguido vuestras pautas.. la diferencia entre mis 2 hijos es que al pequeño le dimos desde el principio (algo mas allá de los 6 meses) la comida sin triturar. Con la mayor no tuvimos el control total de su comida porque desde los 5 meses fue a la guarde. La verdad es que este es uno de los impedimentos de que trabajen a la vez los 2 miembros de la pareja.. que tienes que delegar este tema tan importante en otros. On egin! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como lo estan haciendo! La hora e la comida debe ser un momento de disfrute, como dice Caro, muchos papas se arman problemas donde no los hay. Y vamos con esa teta todavia! Que queda mucho mas por delante! Muaaa!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro muchísimo por cómo afrontasteis la introducción de otros alimentos a la dieta de nené. Cómo explicas que cediste ese espacio para que F. y él se entendieran uno con el otro puesto que tú no ibas a estar presente. En nuestro caso fue al revés, era yo disfrutaba de la pequeña y nos lo planteamos del mismo modo. A experimentar y dejar que su propio interés la llevara a devorar... porque eso es lo que hacen ahora!! jajaja. Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre lo he pensado, las luchas a la hora de comer no sirven para nada bueno. La comida ha de ser un momento agradable y de reunión. Lo estáis haciendo muy bien!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con las pautas.
    Me alegro de que os vaya tan bien.
    Yo con la comida nunca me he agobiado. Siempre se lo hemos dado en trozos, desde que empezamos a los seis meses. A veces come menos, otras más, pero como dices no me preocupa porque su teta era lo principal y lo demás complementario. Ahora con el año se supone que cambia, pero tampoco me preocupa mucho, será algo gradual y como dices seguiendo sus ritmos.
    Puesto que nunca le hemos obligado, ha sido más experimentar texturas y sabores, la comida siempre ha sido estupenda comiese lo que comiese.
    Disfrutad con ella en la comida, como en el resto de la cosas :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Carol, si que es una suerte el poder turnarnos para estar siempre con nené y disfrutar los tres.
    Bren, aquí seguimos también con la teta, que era lo que más me pre-ocupaba a mi últimamente ;-)
    Coco, me hubiera gustado poder estar yo también pero… así han salido las cosas! Y lo importante es que es como Triqui ;-)
    María, me gusta lo de “momento de reunión”
    Carol, que bien ser de los que no enloquecemos con el tema comida, porque si que hay m(p)apas que tienen mucho drama con esto. Haciéndolo desde el disfrute es más divertido y como tu dices va surgiendo solo.
    Abrazos ñam, ñam!

    ResponderEliminar
  7. Hola, yo justo estoy introduciendo la alimentación complementaria. Y lo como tu dices, con tranquilidad porque es complementaria. Se la damos a trocitos y cada vez le tiene mas pillado el truco y va más cantidad para dentro. Claro, si comparara con las papillas...para mi que se coma un trocito mini de plátano ya es un avance. Pero lo que más me gusta es el momento de reunión que comenta Maria, donde todos comemos tranquilos y compartimos risas, palabras, comida... y vemos como él se autorregula los trozos grandes, los "mastica", los escupe...

    ResponderEliminar
  8. Que bueno que lo hayas tomado con calma, y que a nené le guste mordisquear, probar y experimentar!! Con Coco nosotros lo hicimos igual, sin obligaciones ni horarios ni nada. Incluso hoy, a los dos años, si bien comparte la mesa con nosotros en las comidas, tambien come durante el día lo que tiene ganas. Ha llegado a merendar fideos jaja porque es lo que él pide. Y nunca hizo problema para comer, como tampoco lo obligamos si algun dia se la pasa a jugo o leche porque no quiere solidos. Crece sanito y fuerte, asi que él es el que mejor sabe que y cuando comer. Beso!!!

    ResponderEliminar
  9. Excelente agenda la tuya, felicidades y disfruta de tu bebé!

    Un Besito Marino

    ResponderEliminar
  10. Mireia, ¿¡a qué es super divertido verles "masticar"!? Con esa carita de concentración que ponen...

    Mica, ejem! confieso que estoy totalmente con Coco...yo soy un desastre con la comida, como según el hambre que tengo, así que puedo desayunar un huevo frito y comer una galleta con leche ;-)

    Gracias Tita RequeteBonita!

    Abrazos nutritivos!

    ResponderEliminar
  11. Es fantástico que puedas darle el pecho durante tanto tiempo. No lo veas como algo agridulce por el hecho de que la lactancia vaya a acabar... eso es así y no pasa nada. Al revés, debes sentirte muy afortunada y orgullosa de haber podido compartir tantos meses de lactancia. Ahora disfruta de la introducción de nuevos alimentos en su dieta, ¡es algo fantástico!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tus ánimos Silvia!
    Efectivamente la lactancia durará hasta que tenga que durar... e increiblemente no ha cambiado sólidos por teta ¡ahora come sólidos Y teta! ;-)
    Abrazos dulces-dulces!

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!