martes, 6 de septiembre de 2011

nostalgia



Llevo un par de días triste, no con esa tristeza negra que se pega al alma y no me deja respirar, sino con una tristeza rosa pálido, que lo cubre todo de blandura y nostalgia.
Una tristeza que sale de mi plexo, que sube por mi pecho, cosquillea en mi garganta y llena mis ojos de lágrimas.
Si, llevo un par de días en el que mis lágrimas fluyen aparentemente sin ningún motivo, en cualquier momento.
Nostalgia de compasión, de gratitud, de libertad, de amor. Siento como mis lágrimas limpian, aún no sé muy bien el qué. Siento como se van desatando nudos y se van cerrando puertas y abriendo nuevos espacios. Espacios aún vacios e inexplorados que duelen y asustan.
Quizá estas lágrimas se estén llevando lo que queda de esta etapa, regándome, renovándome. Lágrimas tranquilas, de re-conocimiento, de emoción, de paz, de armonía.

Siento que ha llegado el momento de nuevos comienzos. Dentro de mí sé que comienzo una nueva etapa y de repente me estoy dando cuenta que, de la misma manera que necesité despedirme del embarazo para poder parir con plenitud, es tiempo de dejar de ser la mamá de un bebé para dar paso a la mamá de un bebé-niño.
Paradójicamente este tiempo de aparente caos exterior ha sido para mí un tiempo de gran orden interno. Desde este tiempo-no-tiempo que supone vivir con un bebé me he reencontrado con mis ritmos, he descubierto mi fuerza, mi amor, mi seguridad, mis sentidos y también he abrazado antiguos dolores y miedos.
He sanado a mi bebé y ahora es momento de sanar a mi niña, es momento de un nuevo ritual de paso, de una nueva transformación.

Quizá es tristeza.
Quizá es que me he reencontrado con la menstruación y como tantas cosas en mi vida ya no significan lo mismo que antes de ser madre.
Quizá el sentir latir la vida en mi útero me ha hecho también más sensible a la muerte que supone el ciclo femenino.

20 comentarios:

  1. En verdad es que cada etapa conlleva un sentimiento de desprendimiento, esas transiciones nos hacen un poco suceptible, pero al ver a tu nene creciendo te reconfortará.
    Te mando un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. pero esa tristeza rosa palido como tú le llamas siempre es buena, nos hace valorar la plenitud de la felicidad. Y ahora que tu bebé empieza esa nueva etapa de niño veras que maravilloso lo van a pasar y que ahora compartiran muchas actividades.

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo fraterno y empático: tus palabras describen mi sentir. Creo que una vez que hemos parido, nacemos y renacemos una y otra vez...
    un beso grande y que la nostalgia dé paso a la alegría pronto!

    ResponderEliminar
  4. Chiquilla! A mirar con alegría esta nueva etapa que comienza y a confiar en el futuro!!! Besotes animosos

    ResponderEliminar
  5. Qué bien lo expresas Magia, esos sentimientos y esas sensaciones de pérdida y reencuentro.
    Cada etapa vamos dejando y recogiendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cuántas emociones, verdad? Así es la vida, un largo camino lleno de sentimientos que vivir. Qué bien que tú te escuchas y sabes interpretar lo que sientes. Seguro que te ha servido de mucho en la vida. Ahora toca mirar hacia adelante y dar un nuevo paso, que seguro también te aportará experiencias agradables y bonitas. un abrazo, marga

    ResponderEliminar
  7. Acabo de releer el post y ¡va a ser que la tristeza era más negra de lo que yo pensaba ayer! ;-D
    Muchas gracias a todas por vuestros abrazos y palabras. El expresarlo, el compartirlo, hace que pueda transitar esta etapa y comenzar una nueva con ilusión. Y como guinda ayer tuve tarde de parque y reencuentro postvacacional con más de una docena de mamis y bebés algo mayores que nené que me llenó de energía y me acercó en vivo y directo a nuevos retos. (post-it mental: comprar vitaminas energizantes!)
    Abrazos renovados!

    ResponderEliminar
  8. MaGIA, cuánta belleza en tus palabras! A pesar de tu tristeza es hermoso vivir el cambio de etapa empujando los sentimientos hacia fuera. Para mí fue similar, sentir que acababa de dejar atrás una etapa imposible de repetir para pasar a comprender que se abría otra novedosa, con sus alegrías y retos. Fuerza mi bella, valiente! Mil besos

    ResponderEliminar
  9. MaGiA, me encanta la consciencia con la que vives la maternidad.. aunque por momentos puede ser mas doloroso en general es mas gratificante.. bueno, que te voy a contar yo que tu no sepas! :) y si.. necesitaras super-revitalizarte y super-mineralizarte porque esta época es agotadora. Disfrutala!! Besos!

    ResponderEliminar
  10. Me siento completamente identificada con tus palabras. Yo también me reencontré con mi mestruación ya casi 23 meses después y ha sido así: una tristeza rosa pálido llena de nostalgia, que me ha llevado apartarme y a des-interesarme de todo lo que normalmente me ocupa en el día a día. Me encantaría que leyeras mi post al respecto..http://lamamadesara.blogspot.com/2011/09/des-interes.html
    Me encantó tu blog!! Lo incluyo en mis lecturas desde ahora!

    ResponderEliminar
  11. Gracias Coco,
    Tus palabras de mamá que ya ha pasado por ello iluminan el camino.
    Tiempo me ha costado re-encontrarme con la tristeza y entender que tambien es hermosa, si se vive con intensidad cuando surge y no se enquista en rabia y sufrimiento es una poderosa energía de tránsito.
    Abrazos achuchaditos!

    ResponderEliminar
  12. Hola Carol,
    Consciente...ainsss! A días me gustaría vivir en el "Universo Hollister" y me maldigo mil veces por haber cruzado algunas puertas y me miento... "¡con lo bien que vivía yo antes!" ja,ja,ja...suerte que solo dura un ratito de desesperación y luego recuerdo que Los Hollister son de ficción.
    Abrazos de super-ratón y mega-ratita!

    ResponderEliminar
  13. Zary,
    ¡estamos sincronizadas! ;-D
    Ya te lei (y comenté) y en parte tu post me dio pie para el mío, porque al tomarme un ratito para ir para dentro pude poner palabras a lo que sentía.
    Gracias por venir y quedarte.
    Abrazos interesantes!

    ResponderEliminar
  14. Que bonita reflexión :-)

    Supongo que todas tenemos nuestros momentos nostálgicos!

    ResponderEliminar
  15. Crecen muy deprisa y eso nos hace tener nostalgia de momentos que casi hemos vivido ayer! pero nos necesitan por mucho tiempo... Ánimo!

    ResponderEliminar
  16. Anónimo8/9/11

    abrazo tu nostalgia.... ¡bienvenida mujer ciclica!!
    Dara

    ResponderEliminar
  17. Por lo que veo no estoy sola en mi "tristeza rosa" y que casualidad que yo también me he reencontrado con mi ciclo! Ánimo guapísima! Aquí estamos para lo que necesites!

    Un besazo cíclico!

    ResponderEliminar
  18. Laura,también disfrutamos de momentos nostalgia ;-)
    María, si nos necesitan durante muuuuucho tiempo, cada vez de una forma diferente ;-)
    Dara, gracias redondeadas
    Sarai, que "causalidad" que estemos ambas reencontrandonos con la mujer más allá de la madre
    Abrazos a todas!

    ResponderEliminar
  19. Lo has expresado fenomenal. Yo también tuve esa sensación...

    ResponderEliminar
  20. Gracias Silvia! son ciclos que van y vienen ;-)
    Abrazos femeninos!

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!