viernes, 30 de septiembre de 2011

taaaaaaan cansaaaaaaada

"Dormeuse" de Tamara de Lempicka
Estoy tan cansada que ni sé cómo he conseguido saltar de la cama esta mañana. Cuando finalmente he abierto el ojo me he dado cuenta que me había quedado dormida de pie en la ducha. No he sido capaz ni de desayunar; estaba tan agotada que no me entraba ni un bocado. He salido de casa en modo automático y milagrosamente he llegado al trabajo sin dormirme en el metro.
Estoy taan exhausta que durante toda la mañana he cometido errores de principiante el trabajo y he tenido que remojarme la cara varias veces para despejarme.
Estoy taaan baldada que ni siquiera he conseguido leer las novedades del reader, las letras de vuestros  post parecían hormiguitas con hipo.
Estoy taaaan fatigada que en el metro de vuelta a casa he estado en un tris de pedirle al chico que iba sentado a mi lado que me avisara al llegar a mi parada, y que mientras me dejara apoyar la cabeza en su hombre y doooormiiiir. A puntito he estado.
Taaaaan extenuada que cuando he llegado a casa le he pedido F. me ha dejara recostarme 10 minutos antes de marcharse, para intentar reponerme y tomar fuerza para sobrellevar la tarde con nene.

Hoy estoy tan agotada que me han hecho mella todos los comentarios recibidos en los últimos meses sobre nuestra forma de criar a nené y me he llenado de dudas ¿lo estamos “haciendo bien”? ¿será que tienen razón, que lo estamos malcriando? ¿será que ya es momento de separarle de nosotros y llevarle a dormir a su cuarto? ¿será que es momento de destetarle? ¿será que es un enm(p)adrado que solo quiere estar con nosotros? ¿será que le estamos haciendo un mimado, un consentido, un asocial?  ¿será…?

Suerte que al menos no estoy tan cansada como para darme cuenta que todas mis dudas vienen de este agotamiento que me enmaraña por dentro y no me deja pensar ni sentir con claridad.
Sé que cualquier decisión que tomase ahora nacería de la fatiga y la desesperación y que probablemente me arrepentiría en breve.
Si, podría sacar a nené de nuestra cama y llevarle a su cuarto y nosotros comenzar a dormir de un tirón toda la noche. Y probablemente estuviera de mejor talante y más descansada para jugar con él. Podría, nadie me lo impide.
Aunque en este caso también tendría que destetarle porque, si durante las mañanas me separo de él para trabajar y por las noches para dormir…  Bueno, tampoco es grave. Ya llevamos 9 meses de lactancia materna. Otros peques se crían sanos y felices con bibes y papillas.
Si, sé que podría comenzar a dejarle a ratitos con la familia y así F. y yo tendríamos tiempo para nosotros y quizá recuperaríamos algo de intimidad de pareja.

Sólo necesito 12 horas de sueño ininterrumpido. Sólo necesito un día para mí, para finalizar toda la montaña de asuntos pendientes que he ido postergando y que ya amenaza con aplastarme. Sólo necesito una mañana a solas con F., perezoseando en la cama sin hacer nada más que rascarnos la barriga y charlar de bobadas y acabar alguna de las miles conversaciones empezadas estos meses.

Podría hacer todos estos cambios y no se acabaría el mundo. Podría, aunque mis entrañas me dicen que nené aún necesita mi cuerpo, mi presencia, mi mirada…
Lo haría por mi bienestar, por mi comodidad, y sí, también es legítimo.
Pero no es lo que me pide el corazón, aunque estoy taaaan reventada que me cuesta escucharme y miro la cama de nené, aún sin estrenar, con ojos golosines.

Estoy tan cansada que, con todo esto en la cabeza, he decidido jugar un rato en casa antes de bajar al parque para hacer acopio de energía.
Y entonces, para que luego digan que los niños no comprenden lo que sucede, nené me ha dado una lección magistral de amor incondicional y cooperación.
A las 5:30 mientras le estaba dando la teta de la merienda se ha quedado dormido. Yo he aprovechado su siesta para tumbarme a su lado y descansar. A las 7 continuaba dormido; increíblemente a las 9 no se ha despertado mientras le  cambiábamos el pañal y le poníamos el pijama.
Hemos pasado toda la tarde y toda la noche  durmiendo, descansando uno al lado del otro, abrazados, el mamando en sueños y yo reponiéndome del cansancio acumulado.

Algun@s diréis que es casualidad, que igualmente se hubiera quedado dormido. Puede ser, aunque yo no creo en las casualidades. Para mí ha sido una demostración palpable de que aún somos uno, que aún estamos en simbiosis, y precisamos de este contacto físico continuo.
Sé que nené ha sentido mi enorme cansancio y generosamente ha renunciado a toda la tarde de juegos, al parque, al baño y me ha enviado un mensaje bien claro “mamá descansa, recupérate; te necesito en cuerpo y alma”

"The Sleeper" de Tamara de Lempicka
 Ahora, con la cabeza más ligera, sé que necesitamos darnos un tiempo de tregua, desconectar de la rutina y el asfalto y volver a encontrar nuestro ritmo.
Nos vamos unos días a la montaña a reencontrarnos con la naturaleza, a meter los pies en la tierra, a oler la yerba, a ver las estrellas, a sentir el viento, a contactar con nuestros instintos y necesidades reales.
Vamos a reunirnos con nuestra tribu de carne y hueso, a nutrirnos con otras madres, otros peques, otras familias, otras experiencias, a descansar en la fuerza del grupo.

Nos vemos a la vuelta. Os echaré de menos.
Abrazos vitaminados y supermineralizados!

17 comentarios:

  1. sera que te comes un poco la cabeza? ;-) qué no cielo! me alegro de que descansarais los dos y seguro que el fin de semana en el campo te cura de todas estas dudas, ya veras!

    ResponderEliminar
  2. No es bueno tomar decisiones cuando una está muy cansada o triste, y desde luego las decisiones para con nuestros hijos son más acertadas cuando vienen desde el corazón.
    Qué lindo nene, estoy segura de que quiso que descansases, que te sintió exhausta y quiso que su mamá se recuperase.
    Disfrutad y descansad estos días, qué maravilla, a la montaña...
    Besitos descansados

    ResponderEliminar
  3. Ante todo, descansa.... mmm...que envidia, la montaña. ese olor a naturaleza, tal vez a tierra mojada... Disfruta mucho.

    Watoy 100% convencida de que sí, nené sentía lo mismo que tú y por wl bien de los dos, debías tomaros un kit-kat. justo hoy he escrito un post sobre laura gutman. Seguro que ya te has leído el libro de la sombra, porque justo va de eso.

    un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Si le llevas a su habitación y te tienes que levantar mil veces a atenderle este cansancio sería diario!!! así que haz lo que tu corazón te dice que hagas.
    Besos reparadores.

    ResponderEliminar
  5. Magia, mucho ánimo! Tu nené ha cuidado de su madre como su madre cuida siempre de él.
    Abrazos energéticos!!

    ResponderEliminar
  6. Disfruta de la tierra, del aire puro, de la familia, de los árboles... disfruta de todo a tope. Yo la verdad es que hay días que tengo que sacar fuercitas hasta para respirar, me entran dudas como a tí pero después veo que la solución sigue siendo dar un paso al frente y continuar el camino. No sé otra forma de maternidad y por un día que estoy agotada no sé como tengo después 5 seguidos de subidón energético. Si hasta el padre del príncipe flipa en colorines y se pregunta cómo una mami tan dormilona puede vivir sin (a veces) casi dormir

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso MaGiA! Las casualidades no existen. Nené tiene una suerte tremenda en que le escuches como lo haces.. a su nivel.. y por eso el te escucha tambien.. no dejais de darme alegrias vosotros dos! :)

    Que disfruteis y aqui te esperamos!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Tienes que hacer lo que te pida tu corazón y ti instinto de madre. Sinceramente, mi opinión personal es que Nené tiene una suerte tremenda de tenerte como mamá. Creo que eres una mujer fuerte, decidida, sensible y puro amor.
    No hagas caso de comentarios externos que muchas veces nos envenenan la sangre y nos hacen mucho daño cuanto más vulnerables somos.

    ResponderEliminar
  9. MaGiA guapa, deseo que recargues todas la pilas del mundo en ese retiro, sin duda romperéis con la rutina y podrás reanudar tu día a día con mayor confianza. Escúchate a ti misma, siempre lo has hecho y no os ha ido tan mal, no crees?
    Yo soy de tu opinión, los niños nos comporenden. Una vez enfermé, enfermar de estar peor que una piltrafa y la Cereza pasó esas tardes junto a mí, en la cama tendida, mamando, reposando... Ellos nos cuidan como nosotras lo hacemos. Me siento feliz al pensarlo :)
    Que sean unos días muuuuuy felices! Besitos

    ResponderEliminar
  10. Muchas energias MaGiA! Realmente es increible el nivel de conexión que existe entre una mamá y un bebé que se escuchan. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  11. Recarga a tope esas pilas y no tomes ninguna decisión que no venga de una profunda reflexión. Criar a un hijo no es nada fácil y es normal tener momentos de bajón en los que uno llega a cuestionarse casi todo.
    A descansar!

    ResponderEliminar
  12. Yo crucé un semáforo en rojo una vez y casi me pillan. Sí, hay un punto que te hace plantearte muchas cosas,(no trabajar, pedir ayuda (alguine que limpie y cocine)...) yo he tenido la suerte de que mi chico se ha quedado en paro (no a las tardes noches sola)! eso sí, ya no tenemos ayuda en casa y Catu ya duerme del tirón (han sido 3 años hasta que llegó. Yo comencé a reducir: reducir compromisos sociales, hacerme un poco la loca en el trabajo...tareas en general...en fin: malabares. Me pasé mucho tiempo suspirando unas horas de sueño, porque ni la siesta pude dormir (no coincidíamos y ella no quería (llegaba mamás!) y si la dormía leugo hasta la noche marcha hasta las 23 o las 24 y yo a madrugar...Ais! solo de contarlo me canso.

    ResponderEliminar
  13. Disfruten, descansen...y mantengan la "simbiosis" =)

    ResponderEliminar
  14. Escucha tu corazón y luego salpica con la razón!

    Un Besito marino

    ResponderEliminar
  15. I’m back!!!
    Después de unos días de descanso, de disfrutar del aire libre y de compartir tiempo y vivencias con mi tribu… bullendo de energía y nuevos proyectos, totalmente renovada… ¡a pesar que casi tod@s nos pillamos una gripe intestinal galopante que nos ha tenido sentados en el wáter un par de días!
    El viernes me hubiera derrumbado enterrada entre papel higiénico, hoy, con el animo alto, me rio (eso sí suavecito que aún tengo la tripa floja)
    Ha sido un subidón encontrarme con todos vuestros comentarios al entrar en el blog después del descanso.
    Abrazos energizados con arroz hervido y sueño de reserva!

    Yo y mis mini yos,
    será que caliento la cabeza… ¿un poco? jua, jua, jua… están estudiando utilizarla como fuente de energía alternativa… si ya soy sesuda de habitual cuando estoy estresada ni te cuento
    Abrazos ;-)

    Carol,
    Tal cual, creo que nené le vio las orejas al lobo y dijo ¡uyyy, que no está el horno pà bollos!... me duermo antes que a esta se le vaya la pinza total! ;-)
    Abrazos descansados

    Marga,
    Gutman total ;-)
    Abrazos naturales

    Mama de una Bruja,
    Graciassssss! Eso era lo que yo sentía en mi corazón y necesitaba oir el viernes ;-)
    Abrazos complices

    Carol,
    ¡que lindo! ;-)
    Abrazos animados

    Babieca,
    ¡¡¡yo también soy más dormilona que un lirón!!! ;-)
    ¿verdad que hay días que son tremendos, que todo se viene encima?… suerte que las mamis y los peques nos recuperamos rápido… y después de una siestecita y unos días de disfrute no hay quien nos pare.
    Abrazos subidón

    Carol,
    Si, solo existen las CaUsaLiDaDeS ;-)
    Ya veo que no habéis perdido el tiempo en mi ausencia… ¡!¡supermegaactivistashiperrequeteeficaces!¡!
    En un rato me pongo al día ;-)
    Abrazos alegres

    Silvia,
    Gracias por los piropos!
    Ya ves que yo también me tambaleo ante las presiones externas y “el aliento en la nuca” ;-)
    Abrazos instintivos

    Coco,
    Síííí… necesitaba romper con la rutina para ver las cosas desde otro punto
    Es increíble como nos acompañan y nos cuidan nuestros hijos ;-)
    Abrazos felices!

    Mireia,
    Abrazos conectados!

    María M.,
    Es bueno saberse acompañada en los momentos de dudas y agotamiento ;-)
    Abrazos descansados

    Patricia,
    Como te entiendo… a veces necesitamos un accidente para parar y darnos cuenta de lo que está pasando (ya te contaré, que yo soy la reina de la somatización).
    Cuando lo vemos en perspectiva es “fácil” darnos cuenta, pero en el momento en el que lo estamos pasando es j*did*!!!... voy haciendo poco a poco… al menos ahora me pillo antes de que el agua llegue al río ;-)
    Abrazos “creando nuevas realidades”

    Mica,
    Abrazos simbióticos!

    Tita,
    Me ha encantado el dicho, no lo conocía… ¡me lo escribo en la nevera para recordarlo!
    Abrazos montañeros

    ResponderEliminar
  16. Magia, guapa!!!! Yo necesito lo mismito que tú! El piccolino lleva días despertándose una media de seis veces por noche! Ainssss, que bien nos vendrían unas vacaciones fuera de aquí!

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Sarai, si puedes no dudes en alejarte unos días del mundanal ruido (y de la wi-fi!) A nosotros nos ha venido de coña: nené a recuperado el ritmo de sueño y su padre y yo hemos reencontrado las energías y el sentido del humor que estaban comenzando a quedarse mustias.
    Abrazos “la noche de un tirón, ohyeah”!

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!