miércoles, 5 de octubre de 2011

La Revolución de las Rosas

Llegados a este punto da igual cuando y como empezó, lo importante es reconocer su existencia, lo necesario es ponerle nombre, voz y saber que hay prácticas que aun siendo habituales no son normales.
Es momento de hablar para sanar, de reconocer para cambiar, aunque asumir responsabilidad duela. Para que ninguna mujer más necesitemos pasar por la experiencia de prácticas vejatorias, irrespetuosas o violentas, sintiéndonos además avergonzadas y culpables y sin ni siquiera poder reconocernos víctimas, sin contar con el apoyo y la comprensión para superar nuestro dolor.

La violencia es violencia. No admite excusas ni paliativos. La violencia es dura y cortante por mucho que queramos maquillarla o suavizarla. La violencia contra las mujeres no es solo cosa de mujeres porque todos hemos tenido una madre, una abuela y much@s de nosotr@s tenemos mujeres, hijas, hermanas.

Hoy deposito aquí una rosa para MaGiA, traída al mundo desde las entrañas de su madre con prisas y ventosa para que el ginecólogo llegara a tiempo a la verbena de San Juan.
Primera de las muchas violencias “sin importancia” que he sufrido y de la que siempre llevaré el recuerdo en forma de una cicatriz coronando mi cabeza.

Traigo una rosa para mí, y un ramillete para las mujeres de mi estirpe; sirva para sanar y trasmutar  la violencia obstétrica.

Y para todas las mujeres comprometidas, que esgrimen rosas y amor como armas de vida y poder, comparto un poema

La primera noche
ellos se acercaron y cogieron una flor
de nuestro jardín,
y no dijimos nada.

La segunda noche
ya no se escondieron,
pisaron las flores, mataron nuestro perro
y no dijimos nada.
Hasta que un día
el más frágil de ellos
entró sólo en nuestra casa,
nos robó la luna, y
conociendo nuestro miedo
nos arrancó la voz de la garganta.

Y porque no dijimos nada,
ya no podemos decir nada.

(V. Maiakowski, poeta ruso, 1893-1930)

 
Si estais hartas de callar y queréis participar podéis encontrar información sobre las diferentes iniciativas de  La Revolución de las Rosas en el blog y en la página de Facebook

2 comentarios:

  1. MaGiA, precioso poema! Da mucha fuerza para no quedarnos calladas. Es increíble la de revoluciones que estamos protagonizando las mujeres últimamente. Ya no nos quedaremos mas calladas y alzaremos la voz juntas, todas las mujeres y las que viven en nuestro interior.

    Con tu permiso también deposito una rosa aquí po MaGiA y por la madre de MaGiA.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Carol,
    Aunque es duro (incluso violento) me gusta mucho este poema, me acompaña desde hace años y siempre que estoy en fase rebelde-protestona me viene a la cabeza, recordándome que es importante pedir lo que necesito y anunciándome cambios.
    Me resulta curioso que siempre que he publicado o recitado esta poesía, que precisamente habla de expresar sin miedo, haya sentido un gran eco silencioso.
    Gracias por las rosas! Yo con una docenita ya hago ¡mi madre se merece todo un jardín!
    Abrazos revolución

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!