domingo, 16 de octubre de 2011

¡vamos a la cama!


Este es un post de batín y pantuflas por doble motivo, porque es un poco de andar por casa y por que va de sueño.
A ver, a mi hay cosas que no me caben en la cabeza ¿a qué tanta insistencia en enseñar a los niños a dormir? ¡los niños ya saben dormir!
De hecho los bebés vienen equipados de serie para dormir, porque el sueño es una de las necesidades fisiológicas básicas del cuerpo humano. Vamos que ¡si no duermes te mueres!
Y digo yo que después de millones de años de evolución desarrollando una maquinaria perfecta, no iba la naturaleza a obviar ese “pequeño detalle” y olvidarse de equiparnos con un sistema para regenerarnos diariamente.
Y yendo un poco más allá, y si creemos en una naturaleza inteligente y a favor de la vida, precisamente en un momento en el que el cerebro está aún en construcción el sueño de los bebés debería ser aún más afinado y competente.

Creo que hasta aquí tod@s de acuerdo. Entonces  ¿Porque hay tanta polémica con el tema del sueño?
Fácil. Yo al menos no le veo mucha más historia. El drama con el sueño infantil es que los niños no duermen igual que dormimos los adultos.
Aunque pensándolo bien los bebés tampoco comen como lo hacemos nosotros y sin embargo a nadie se le ocurriría darle a un recién nacido, que tiene el estómago del tamaño de una canica, los 200ml que nos podemos beber nosotros de un trago. ¿Entonces porque queremos que duerman como nosotros?

Las fases del sueño infantil son distintas de las del sueño adulto y son cambiantes. Van evolucionando como el movimiento, como el habla, como otras muchas funciones. Van pasando por diferentes etapas, van variando según el crecimiento y las necesidades. Y por supuesto no son matemáticamente iguales en cada niño.
Y aún así seguimos empeñados con el tema… ¿Cuántas veces oímos eso de “mi niño de 2 meses duerme tooooda la noche seguida”?... ¡leyenda urbana!

Los niños se despiertan varias veces durante la noche y es natural. Se despiertan porque tienen menos fases de sueño, porque son más cortas y porque todavía no han aprendido a encadenarlas unas con otras. Se despiertan para alimentarse, porque necesitan comer con más frecuencia. Se despiertan porque evolutivamente están programados para “estar alertas” a los posibles peligros y asegurarse que su cuidador está cerca para protegerles.

Ahora creo que tod@s coincidiremos en que cuando un niño duerme, duerme como un tronco. Lo puedes llevar de la silla del coche a la cama y ni pestañea. Cuando un bebé tiene sueño se queda dormido en cualquier sitio con una facilidad pasmosa. ¿Cuántos de nosotros somos capaces de dormirnos sentados en mitad de una cafetería abarrotada de gente hablando a grito pelado?
Eso sí, cuando no tienen sueño ya les puedes cantar la nana más soporífera, el cuento más largo, arroparles con la manta más suave… ¡que no hay tu tía! Aunque ¿tú te duermes de inmediato si te apagan la luz en el momento de máxima intriga de tu novela de misterio o cuando faltan unos minutos para saber si tu equipo se ha clasificado?... pues eso…

Así pues seamos coherentes y no digamos que los bebés no saben dormir y tenemos que enseñarles.
Seamos sinceros y reconozcamos que queremos enseñar al bebé a obviar su naturaleza y a aprender a dormir como nosotros queremos que duerma (de un tirón) y cuando nosotros queremos que duerma (estooo, de 8 de la noche a 10 de la mañana ya me está bien),
Al menos seamos honestos y asumamos que lo que realmente buscamos es que los bebés se amolden a nuestras necesidades de adultos que están agotados de toda la jornada trabajando dentro y/o fuera de casa y que necesitan un rato de descanso y una buena noche de sueño para enfrentar un nuevo madrugón.
Eso sí recordemos que estamos obligando al bebé a hacer por nosotros eso que nosotros no queremos hacer por el: respetar los ritmos de sueño.

12 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo.
    Yo no se de donde se sacan que los bebés y niños tengan que dormir toda la noche seguida, eso es un mito, uno de tantos.
    Creo que personajes como Estivill ha engañado a muchos padres.
    Pero hay que informarse bien, los bebés ya dormian en el útero de su madre.
    Gracias por los recuerdos que me han llegado con ese vídeo.
    Besitos soñolientos

    ResponderEliminar
  2. Basta de pretender que nuestros bebes se amolden a nosotr@s! Abramos nuestro corazon y amoldemonos a ellos y a sus ritmos!

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, ellos saben dormir, no hay que enseñarlos, aparte de lo que dices de que lo que se pretende es que ellos se amolden a nosotros y descansen cuando también lo necesitamos nosotros, con lo que estoy totalmente de acuerdo, muchas veces los niños tienen sueño y no saben calmarse para iniciarlo o lo pierden y no saben encadenarlo con las otras fases y ahí también está el problema, los padres que ayudan en el sueño a sus hijos y aquellos que optan por la vía rápida de dejarlos llorar.
    Respecto a que se les puede trasladar de la silla del coche a su cama... en mi caso eso nunca ha sido posible ;)
    Saludos dormilones!

    ResponderEliminar
  4. Coincido completamente. Los adultos somos los que debemos aprender y entender que asi como no los obligamos a dejar el pañal, ni a caminar antes de tiempo, tampoco podemos obligarles a dormir como nosotros en lugar de como ellos.
    Abrazos en pantuflas ;)

    ResponderEliminar
  5. Hola Carol,
    …Mira que yo no quería mencionarle ;-)
    Lo único que podemos hacer es informar, porque lo que menos hace falta cuando estás agotado de llevar meses durmiendo de 3 en 3 horas es que te vendan que lo normal es que un bebé de menos de un año duerma de tirón 12 horas…
    Me acordé del video cuando estaba escribiendo el post ¿mola, eh?
    Abrazos revival

    Hola Bren,
    Siii! al fin y al cabo los adultos somos nosotros…
    Abrazos relajando ritmos

    Hola Maria M.,
    Tienes mucha razón: a los niños en algunas ocasiones les cuesta relajarse y dormir. Yo tengo suerte que nené tiene un “semáforo de sueño” y se le pone la zona de las cejas roja… y la verdad es que aunque a veces le cueste conciliar el sueño cuando lo hace ¡puedes saltar encima de la cama que él no se entera!
    Abrazos dormilones ;-)

    Hola Mica,
    Yo a lo del pañal no he llegado, aunque creo que con este tema también hay telita…
    Abrazos en pantuflas ;-)

    ResponderEliminar
  6. Hola MaGiA, que post mas clarito.. lo has explicado a la perfección. Es que algunos padres buscan problemas donde no los hay! Bueno.. me incluyo, eh? que cuando nacio Lara no tenia esto del sueño tan claro como ahora y tambien hice un poco el pino intentando dormir a mi nena.. hasta que me dije "pero que haces? relajate y disfruta" jajaja que facil se ve ahora!

    Yo reconozco que es necesaria cierta sincronización a la hora de dormir todos porque nosotros tambien tenemos que descansar para funcionar pero de ahi a pasar totalmente de las necesidades del niño hay un trecho largo. Hay mil y una formulas, tantas como familias, para adaptarnos unos a otros sin que nadie salga sufriendo (en exceso) y desde luego no podemos olvidar quienes son los adultos y por tanto quien puede posponer en cierta medida sus necesidades frente a las de un bebe.

    Y para dar unos pocos de animos para aquellos padres que estan sufriendo ahora con el sueño.. esto es super dinamico y no tardara en cambiar. Animos!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Hola Carol,
    Nosotros somos un poco laxos con nosotros mismos y no tenemos hora fija de ir a la cama, pueden ser las 8 como las 12, depende de cuando tengamos sueño ;-) Eso sí con nené si hemos hecho el esfuerzo de establecer una rutina, aunque con cierta flexibilidad. Habitualmente se va a la cama de 8 a 9, que es cuando acostumbra a tener sueño. Veo que igual que sirve una rutina también sirve ese margen ¿para qué estar todos pasándolo mal intentando que se duerma cuando está totalmente despierto?
    Me parece muy importante lo que apuntas de sincronizar las necesidades de todos, y más si hay otros niños, aunque como bien dices creo si alguien tiene que tener manga ancha somos nosotros, eso sí ¡¡¡como añoro esas siestas de sábado o esos despertares de domingo desayunando en la cama!!!
    Me quedo con los ánimos de que todo llegará y que algún día (espero no muuuy lejano) pueda perezosear en la cama los domingos o dormir toda la noche de un tirón.
    Abrazos animososos

    ResponderEliminar
  8. Anónimo19/10/11

    Hola a tod@s!
    Estoy de acuerdo en que cada persona es diferente pero no en que un niño no pueda dormir ocho horas del tirón.
    Ahora parece que si no somos padres de "mantequilla", nuestros hijos crecerán traumatizados. Yo no consentí a mi hija mayor ( ahora de 22 años)que se saliera siempre con la suya y fui yo quien estableció las normas y rutinas a seguir y no al revés. Como resultado, he tenido una hija sanísima, sin traumas de ningún tipo y, según me dicen las madres de sus amigas,es una joya en todos los sentidos.
    Mi segunda hija es 14 años más joven que la primera, totalmente diferente en todo a su hermana y sin embargo no he cedido en el tema de quién debe establecer las normas en casa.
    A ambas las hice tener unos hábitos a la hora de dormir, comer, asearse, etc que, siendo ellas tan distintas, han asimilado sin problemas de ningún tipo, lo cual me lleva a pensar que si nuestros padres pudieron y yo he podido, ¿ soy por casualidad de otro planeta o nos estamos "comiendo el coco" por cada cosa que ocurre con nuestros hijos, ya sea o no importante ?

    ResponderEliminar
  9. Hola Magia!!! Me gustó mucho esta entrada. Te cuento que mi hijo tiene 9 meses, casi 10 y colechamos felices. Pero siempre me preguntan si "ya duerme BIEN"? Me cuesta mucho responder esta pregunta, porque nosotros sentimos que dormimos bien los tres, es decir, 8 horas o más, nunca un desvelo. Pero claro, el BIEN, se refiere a si duerme de corrido, y la verdad es que no, pero tampoco podría decir cuántas veces o a qué hora se despierta para mamar porque en realidad no nos despertamos de verdad!
    No creo que se trate de ser padres o madres de "mantequilla" como dice el comentario anterior, creo yo que la clave está en ver a cada hijo como un ser individual y necesidades propias que pueden o no, (creo que la mayoría de las veces son no) como las nuestras. Mi forma de encarar la maternidad en este momento es adaptandome a las necesidades de mi hijo y no viceversa, me siento disponible emocional y físcamente para hacerlo y así lo disfruto. Esto nos funciona a nosotros, lo cual no quiere decir que le funcione a todo el mundo, porque se sabe, que cada familia... es un mundo!
    Besos muchos!
    Flor
    www.maternarteconamor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Hola anónim@!
    No creo que seas de otro planeta… aunque con tus hijas ya crecidas quizá te pillen lejos las “comidas de coco” de las madres primerizas, para las que cualquier cosa es nueva e importante, desconocida… e intensa ;-)
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que es imprescindible establecer unas normas, unas rutinas.
    De hecho es una de nuestras funciones como m(p)adres enseñarles unos hábitos de vida saludables y unas normas sociales de convivencia y eso pasa por establecer límites, por mostrarles como dices que “no pueden salirse siempre con la suya”.
    Lo cual no quita que como adultos respetemos sus tiempos y sus procesos de desarrollo psicobiológico y seamos capaces de postergar nuestras necesidades cuando sea necesario.
    No creo que les hagamos ningún favor a nuestros hijos siendo “padres de mantequilla” (entiendo que con este término te refieres a consentirles cualquier cosa y permitir que sean ellos los que marquen todas las normas), es más siendo “de mantequilla” sí que nos aseguramos que nuestros hijos crezcan traumatizados… al igual que tampoco les hacemos ningún favor despreciando sus necesidades legítimas y obligándoles a hacer cosas para las que todavía no están biológicamente preparados (y un BeBé no está preparado para dormir toda la noche de un tirón).
    Creo que es necesario mantener un equilibrio entre el afecto y la autoridad y ojo, que es tan dañino para la integridad emocional del niño pecar por defecto como por exceso.
    Abrazos dulce de leche!

    ResponderEliminar
  11. Hola Flor,
    Coincidimos en un montón de cosas ;-) nené nació el 26/12 (casi 10 meses) , también colechamos y “dormimos de un tirón” mientras mama.
    Como bien dices al final cada m(p)adre encontramos nuestra manera de funcionar según nuestra forma de ver y estar en el mundo. Yo tambien intento disponibilizarme para nené, porque entiendo que ahora el necesita de mi presencia continua.
    Estos días por ejemplo le están saliendo 2 dientes y 2 muelas y está tremendamente dolido. Llora, grita, está irritable y se despierta cada poquito. Y yo estoy hecha polvo y me encantaría dormir ocho horas de un tirón y… le miro y veo como tiene las encías y sé que él está cansado y que tampoco puede dormir y ¿qué voy a hacer?... ¡cogerle en brazos y pasar la noche en vela con el!... y rogar para que esto pase pronto…
    Abrazos a montones!

    ResponderEliminar
  12. Hola Magia! Recién hoy tengo tiempo de pasar por aquí! Siiii es verdad que tenemos cositas en común :)
    Te cuento que para nosotros los dientes fueron... puff un desafío... ya tiene 7... de los 7 sólo 1 casi ni lo sentí.. si, porque cada vez que le salieron cambiaba su succión y yo veía las estrellas al amamantar. Los 4 de arriba le salieron todos juntos. Babeaba tanto que se paspó la papada y mordía todo. Mucho no hay para hacer, salvo ponerse en su lugar y tratar de hacerles el trago lo menos amargo posible, yo le daba diferentes cosas para morder, el mordillo mucho no le interesó, le gustaba más la tela y si o si intentaba una vez por día salir a dar una vuelta, para despejarnos, distraernos y recargar energías, porque estos momentos entre cuatro paredes puede ser demasiado!
    Te mando un abrazo fuerte caragadito de energía para estos tiempos tan especiales... que pasar, pasan!!!
    Besos muchos
    Flor

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!