miércoles, 2 de noviembre de 2011

em-poder-arte: el arte de descubrir el propio poder.

Hoy os propongo un mini-test a lo "revista femenina"… ¿cuántas de estas capacidades posees?
  • Poder de decisión propio.
  • Acceso a la información y los recursos para tomar una decisión apropiada.
  • Una gama de opciones de donde escoger.
  • Habilidad para ejercer asertividad en toma de decisiones colectivas.
  • Un pensamiento positivo y la habilidad para hacer cambios.
  • Habilidad para aprender y para mejorar tu propio poder personal o de grupo.
  • Habilidad para cambiar las percepciones por medios democráticos.
  • Capacidad para mejorar tu auto imagen y superar la estigmatización.
  • Capacidad para iniciar e involucrarte en un proceso de crecimiento y cambios continuos.

Estas son las capacidades que constituyen el proceso de empoderamiento, según la wikipedia “el proceso que habilita a alguien a ganar poder, autoridad e influencia sobre otros, las instituciones o la sociedad” y yo añadiría… y sobre uno mismo.
Así que, si has visto como tuya alguna de estas habilidades, y sé que sí… ¡eres una mujer EmpOdeRada!

fotógrafo: Howard Schatz

Creo que no había oído la palabra empoderar hasta que no comencé a visitar  blogs y webs maternantes, o al menos no recuerdo haberla escuchado.
Reconozco que las primeras veces no me gustó, me resultó dura y fuera de lugar, no entendía que tenía que ver poder con maternidad. Aclaro que para mí (telita con lo mío) la palabra poder tenía un sabor amargo, estaba asociado con codicia, abuso, sumisión, despilfarro, injusticia…
Después de leer entradas de Ileana y Violeta (entre otras muchas) sobre este término comencé a amigarme con él y a buscar más información. 
Sorprendentemente cuando entre en la RAE me encontré con que ¡la palabra empoderar está  oficialmente endesuso!
Me resultó irónico y muy significativo que el sinónimo sugerido para empoderar (conquistar derechos y, con ellos, fuerza, poder para tomar sus propias decisiones y asumir el control de sus vidas) fuera apoderar (dar poder o permiso una persona a otra para que la represente).
No acabo yo de ver claro cómo se puede equiparar el dar poder con conquistar el poder.
También me llamó la atención que el vocablo empoderar haya recobrado protagonismo gracias  a través de las luchas políticas del siglo pasado por la igualdad de los derechos civiles de las minorías, que haya resurgido para nombrar la necesidad de hacernos cargo de nuestro propio poder, tanto individual como colectivamente.


Han pasado los meses y empoderar ha dejado de ser sólo una palabra para convertirse en una vivencia íntima, en una sensación que comenzó durante el embarazo y que ha ido acrecentándose desde entonces.
Cuando comencé a informarme y a definir mis opciones de crianza, cuando seguí mis instintos y opté por un parto respetado, cuando decidí que el mejor sitio para nené era en mis brazos, junto a mi pecho y en nuestro lecho me re-apropie un poco más de mi cuerpo y mi alma, recuperé mi poder femenino.
Me he dejado despeinar, me he removido por dentro, he derribado mis muros de certezas y discursos ajenos y me he reencontrado con mi parte más auténtica, esa que estaba por ahí perdida, temerosa  y cómodamente escondida tras las miradas de los otros. Y desde aquí he emprendido mi camino, con mis aciertos y equivocaciones, a ratos fluido, a ratos difícil… siempre mi camino.
Me doy cuenta que cada decisión que he ido tomando me ha ayudado a reafirmarme, a confiar en mí, a escucharme más… a descubrir el arte del poder, de mi potencial creativo y vital, de mi capacidad para co-crear la vida que deseo para mí y de influir en el entorno que me rodea. "Tan sólo" por hacerme cargo de mi misma y atreverme a ser yo.
Cada vez que he hecho oídos sordos a opiniones sobre cómo se hacen las cosas, cada vez que he pasado de “lo normal”, cada vez que he decidido atreverme a seguir mi corazón aún perdiendo amigos, he ganado otras madres y familias que me han enriquecido con sus vivencias, porque el empoderamiento es contagioso y busca rodearse de otras almas que vivan cooperando en lugar de acatando.

Puede que parezca una loca romántica, aunque para esto siempre he tenido olfato y siento aires de cambio. Oigo cada vez más alto el zumbido de voces antes silenciosas que se van atreviendo a hablar desde el amor y el respeto, desde la ciencia y la pasión.
M(p)adres que defienden el derecho a la lactancia materna exclusiva y prolongada, que presentan planes de parto subversivos, que denuncian la violencia obstétrica, que presentan alternativas educativas, que se atreven a "saltar el rio", que reniegan del consumismo desaforado, que exigen una conciliación real de la vida familiar y laboral…
Mujeres que podemos decir sin rubor que la maternidad nos ha empoderado.

11 comentarios:

  1. Magia, me ha encantado tu entrada.
    Yo también escuché la palabra empoderada por primera vez en los blogs.
    Me ha gustado ese cuestionario que nos has hecho, porque desde luego me ha dejado muy clara que soy una mujer empoderada, y todo se lo debo a la maternidad.
    Abrazos empoderados

    ResponderEliminar
  2. Como vosotras, yo también escuché todo esto, después de ser mamá. Con el tiempo, me dí cuenta de que había hecho mis progresos y era ya una mujer empoderada.

    Besos con el puño en alto

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu entrada! Lo importante es que al final nos sintamos "empoderadas" aunque haya sido más tarde de lo que nos hubiera gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. MaGiA, tras leer el cuestionario varias veces estoy dudosa sobre mis capacidades... tal vez sean estas horas tan tempranas o, más probablemente, cosas de mi carácter.

    Al igual que vosotras he ido familiarizándome con el término en la blogosfera y, como a ti, en un primer momento me sonó duro, eso del poder siempre implica someter... Pero poco a poco voy interiorizándolo y sintiéndome cada vez más cómoda. Gracias por tu ayuda! Feliz mañana!

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada! Tampoco yo había nunca escuchado esta palabra hasta dar con vosotras. A mi no me suena dura, porque a mi la maternidad si me ha vuelto "poderosa", pero no para someter, ni mandar, sino para decidir, para buscar, para crecer... Gracias por esa dedicatoria. Abrazos de eso poderoso ;)

    ResponderEliminar
  6. Guau MaGiA, te superas a ti misma con esta entrada :) Yo como todas, empece a escuchar esta magnifica palabra llena de sentido a Ileana ya Violeta.. y también a ti! A mi me encanto desde el principio por la fuerza que tiene. Supongo que esta es una de esas palabras con las que tienes que sentirte identificada para captar todo su sentido. Es curioso lo que cuentas, de cómo esta palabra ha sido sustituída por "apoderar" quitando toda responsabilidad de actuar con poder.. pero pensandolo bien es lo que intentan hacer con nosotros, con la plebe, quitarnos el poder o mejor dicho que se lo cedamos gustosamente liberandonos de la pesada carga de la responsabilidad y asi de la libertad. Pero va a ser que no :) y vamos a ser las madres la que recuperemos el empoderamiento y lo expandamos a través de nuestros hijos.

    Una entrada llena de positivismo! Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué interesante tu entrada! Para mí la palabra poder también tiene connotaciones negativas. Antes de leerte, hubiera dicho que ni tengo poder, ni lo quiero, porque estaba relacionando poder con sumisión, sometimiento etc. Pero después de leerte creo que tienes toda la razón, ojalá nos empoderarámos cada día un poco más.

    ResponderEliminar
  8. Magia: excelentes reflexiones! Me pasó algo muy similar, cuando escuchaba o leía la palabra empoderar me sonaba a violencia o a feminismo mal llevado... hasta que empecé a sentir el cambio, cómo la cercanía del parto, su vivencia, el puerperio me fueron empoderando y cambió completamente la connotación, pues es un poder desde la ternura, la introspección, la duda, la búsqueda de identidad, tolerancia, paciencia... el poder de ejercer nuestra libertad en la búsqueda del bien propio y del bien común. Agradezco la posibilidad de vivir esta tranformación que me abrió la maternidad y de compartirla con gente maravillosa como vos!
    Abrazos poderosos!!!

    ResponderEliminar
  9. MaGiA... excelente! yo también comencé a conocer esta palabra en los blogs, y te da una sensación hermosa de sentir que tu vida y tus decisiones están en tus manos... y que tenés que informarte lo mejor posible para tomar tus decisiones y defenderlas... en parte, fue la MaGiA, el milagro, la bendición de haber tenido un hijo que me transformó en otra mujer!!!!

    ResponderEliminar
  10. Que palabra tan importante! Yo empezé a empoderarme sobretodo durante el embarazo, cuando me empapé de información y me conecté con mi cuerpo. Creo que es un trabajo de introspección, búsqueda de informacióm, de sentir... importante y al que toda mujer tendria que poder acceder, ya que en muchos casos las mujeres embarazadas son infantilizadas, creando con ello una mamá insegura e desconectada del bebé.
    Besos empoderados! :)

    ResponderEliminar
  11. Buen día mujeres poderosas!
    Lo primero disculpad la tardanza en contestar a vuestros comentarios ;-( por muy empoderada que me sienta no puedo llegar a todo ;-)
    Me encanta leer vuestras aportaciones. Me siento aliviada al saber que no era la única que tenía conflictos con la palabreja ;-) y que a raíz de la maternidad le ha dado un nuevo significado a la palabra poder.
    Abrazos empoderados para todas!

    ResponderEliminar

tu opinión me enriquece
¡convierte mi monólogo en nuestro diálogo!