sábado, 31 de diciembre de 2011

en este año que comienza


Ojalá se cumpla TU DESEO.
Ese que te mantiene el corazón calentito,
el que te habla bajito desde lo más profundo de ti esperando florecer,
el que pinta una sonrisa en tu cara cuando nadie te mira
y hace que te pongas a tararear melodías inventadas
y tus pies dancen nuevos pasos para seguir el son de tu alma.
Ojalá dentro de un año puedas decir que en 2012 encontraste tu camino
y que lo recorres acompañada por gente que te ama
y a la que amas con locura.
Con la locura de la que sabe que no hay deseo inalcanzable
si nos atrevemos a creer que es posible.

lunes, 26 de diciembre de 2011

un año


Me miro al espejo y no me reconozco. Estoy igual que hace dos años. Quizá con alguna cana más, alguna estría y alguna arruga. Pero me miro y me veo igual que hace 2 años y me cuesta reconocer en el espejo a la mujer que soy ahora.
La línea alba desapareció hace meses, el vientre vuelve a estar plano, mis pechos vuelven a ser pequeños. Y sin embargo yo me siento amplia, mucho más grande y firme. Siento que mi corazón late más fuerte y más vivo en el pecho, que mi regazo se ha ensanchado para acoger a mi hijo, que mis pechos estallan de vida, que mis brazos son más fuertes y mis pasos más flexibles y seguros.
Un año. Ha pasado en un suspiro. 365 días intensos. Cada uno de ellos me he dejado seducir por la magia de la Vida, cada uno de ellos ha merecido ser vivido.
He aprendido tantas cosas, he vivido tantos momentos inolvidables, que me siento renacida. Soy la misma que hace un año. Y soy distinta.

No me salen las palabras para enumerar todos los sentimientos que me embargan. Me salen caricias y besos, miradas y guiños, abrazos y piel, mucha piel.
Si tuviera que quedarme con una palabra para definir este año elegiría asombro. Porque así es como me he sentido cada día, asombrada por la maravilla de la vida, asombrada de haber gestado un ser, de haberlo parido, de haberlo acompañado durante su primer año de vida.
Asombrada por las ganas de vida de este pequeño ser, por su la capacidad para observar, aprender y crecer cada día, conquistando el mundo con su maravillosa sonrisa, sus inquietas manitas y sus ojos color mar y cielo.
Asombrada con la sencillez de las cosas realmente importantes, con como fluye la vida y el amor si se lo permito, con la aventura que se esconde en cada momento cotidiano.

Hoy cumplo un año en este nuevo viaje, el más apasionante de todos los que he emprendido hasta ahora,  y sólo puedo desear que dure muchos, muchos años más.  Y que los seres que amo nos acompañen en esta travesía.

viernes, 23 de diciembre de 2011

espíritu navideño


Cuando llegan estas fechas comienzo a sentir en las tripas el cosquilleo navideño.
Al principio casi siempre me da pereza, incluso me enfurruño con el despilfarro energético de las luces y los adornos, el bombardeo publicitario, las colas en las tiendas, los compromisos sociales, las comidas indigestas…
Al final acabo rindiéndome al espíritu navideño. Porque más allá de las formas me gusta el fondo de la navidad.
Para mí la navidad es un tiempo de tribu, de reunión familiar, de recordar raíces y tradiciones, de olores, sabores, sonidos de mi infancia. Una ocasión para embellecer la casa, preparar con esmero platos sabrosos para la familia, de contactar con antiguos amigos, buscar un detalle para regalar a la gente que quiero, de sentir alegría y ganas de compartir(me)
En navidad rescato a la niña que hay en mí y vuelvo a sumergirme en la magia de Papa Nöel, de Los Reyes, del Olentzero. Vuelvo a sentirme ilusionada con las cosas sencillas de la vida, a creer que con un poco de buena voluntad por parte de todos nosotros el mundo puede ser un lugar más amable y generoso, lleno de risa, de ganas de compartir, de calor de hogar.
Sí, me gusta la navidad.
Ojalá ese espíritu navideño de paz, amor y buena voluntad se extienda al resto del año.

Felices fiestas a tod@s!

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Yo pido a #PapaConcilia


Querido #PapaConcilia,
Este año tengo un par de cosillas importantes que pedirte y he pensado que de todos los currantes del business navideño eres tú, por Papá y currela, el que mejor vas a entender mis deseos.
No sé como os las apañáis Mama Nöel y tu para mantener un negocio próspero y cuidar de todos los Elfos, he oído que por esos lares norteños es más fácil conciliar familia y trabajo, lamentablemente por aquí las cosas están complicadas.

Imagino que, por las cartas de nuestros hijos, ya te habrás enterado que los peques pasan cada vez más tiempo solos mientras nosotros nos afanamos por sacar unos dinerillos para ir viviendo.
Seguro que ya estás al tanto de que no podrán disfrutar de muchos de los regalos que les traigas hasta pasadas estas fiestas, ya que como nosotros no tenemos vacaciones ellos tendrán que pasar el día en los esplais o, si tienen suerte, en casa de los abuelos.
Probablemente muchos te habrán pedido juguetes para entretenerse por la tarde al salir del cole mientras esperan que los mayores lleguemos a casa para darles el beso de buenas noches.
Y apuesto que todos te han pedido, aunque sea en bajito, tener a papá y a mamá cerquita cada día con tiempo y ganas para jugar con ellos.

Pero bueno, a lo que iba, este año quiero pedirte trabajo para que tod@s podamos vivir dignamente Y tiempo para disfrutar con nuestras familias. Te pongo la Y en mayúscula para que no haya equívocos, ya que el uno sin el otro no me sirve de mucho.
Ya me gustaría ser un poco más concreta para facilitarte la labor pero la verdad es que, por muchas vueltas que le he dado al tema, no he conseguido encontrar la fórmula magistral  con la que empaquetar este regalo para poderlo compartir con tod@s y que tod@s salgamos ganando.
Seguro que haberla hayla y he pensado que tú, que ya tienes una edad y que viajas por todo el  mundo, quizá puedas encontrar la manera para que este año podamos elegir no tener que elegir.
Me han contado otras mamás que también te han escrito pidiéndote cosas parecidas, quizá entre unas y otras te demos ideas y consigas  encontrar la manera de hacer realidad nuestros sueños.

En fin, ya no me enrollo más que sé que tienes muchas cartas por leer estos días y  no quiero ser yo la que te impida que te vayas a comer con tu señora y los peques.
Abrazos ilusionados,
MaGiA

Pdta:
Por cierto, los turrones y el vinito caliente puedes tomártelos en las casitas que quieras, el paquete, para no liarte mucho, nos lo puedes dejar directamente en la chimenea de La Moncloa, que el día 27 pasaremos a recogerlo.

¡Recuerdos a Mamá Nöel de la tribu 2.0!

martes, 20 de diciembre de 2011

Primera Jornada sobre Crianza en Red


A través de Ileana de Tenemos Tetas me ha llegado la convocatoria de la Editoria Ob Stare para la Primera Jornada de Foros, Blogs y espacios de apoyo virtual CRIANZA EN RED, el próximo 17 de marzo en Barcelona.
Me gustaría tanto poneros cara a tantas mamis a las que sigo cada día a través de la red que no he querido resistirme a compartir el evento.
Toda la información para participar la podéis encontrar en el post de Ileana.
 
¡Nos vemos en San Patricio en Barcelona!

sábado, 17 de diciembre de 2011

¿A dónde irán los besos?


Esto me pasa por abrir la boca antes de tiempo… “¡Qué bien, vamos a pasar el primer año sin pillar ningún virus!” Pues parece que nené me escuchó y debió pensar que se estaba perdiendo algo interesante, así que puso remedio rápidamente y… ¡virus intestinal al canto!. 
Cinco días de malestar, llanto y teta a demanda, cambiando pañales directamente en la bañera, cosa que aprovechábamos para bajarle la fiebre. Cinco noches casi sin dormir, velando su sueño, volviendo a tenerle en mi regazo constantemente, como cuando era un bebito. Por suerte, o porque nené apunta maneras de estratega, el desaguisado me pilló de vacaciones y pude dedicarme a él por completo y pasar el trago sin el añadido de tener que abandonar a mis dos hombres a su suerte mientras salía a trabajar.
Y cuando estábamos comenzando a levantar cabeza, no sé si porque tenía las defensas bajas o porque decidió que ya de hacerlo, armarla a lo grande… ¡catarrazo… acompañado de salida de dos muelas!
Y ahí ya nos caímos con todo el equipo. ¿Pero que tienen los virus de estos pequeños que dejan a los mayores baldaos? ¡Por favor! ¡Hacía años que yo no pillaba un gripazo de tamaña categoría! Me he fundido una caja de pañuelos tamaño industrial y dos botes de ExpectoDhu.
Ahora, lo peor de estos últimos días no ha sido verle enfermito y no poder hacer nada para aliviar su malestar, no ha sido la falta de sueño, ni siquiera estar congestionada al punto que me salieran mocos hasta por los ojos… lo peor ha sido que con la fiebre me salió un herpes labial y para no pegárselo he tenido que estar dos días sin besarle.
“A donde irán los besos que guardamos, que no damos
donde se va ese abrazo si no llegas nunca a darlo”
Victor Manuel
¡Dos días sin besar a nené, sin hacerle pedorretas, sin darle mordisquitos! Os juro que casi me da un mal.
¿Habéis contado la cantidad de besos que les dais a los peques en un día? Yo lo he hecho estos días, y sin considerarme especialmente besucona, me he juntado con docenas de besos en los labios esperando turno para ser regalados.
Y aunque no es lo mismo y espero que el gripazo pase en breve y pueda resarcirme, yo he aprendido a hacer pedorretas a través de la ropa y nené a tirar besitos con la mano.